Estabilidad: Imán de Inversiones

    4
    1

    En un país tan variopinto como el Perú, y no me refiero únicamente al colorido de su naturaleza o a la diversidad de razas que nos une; sino también, a la gran diversidad de ideas e interpretaciones de la realidad peruana que muestra tener nuestra clase política, lograr un acuerdo sobre lo más conveniente es difícil (aunque no pierdo la esperanza que sea posible). Ello puede disuadir a un inversionista.

    Esta diversidad quedó claramente demostrada en cada una de las propuestas presentadas por los candidatos a la Presidencia del Perú. Tenemos propuestas desde estatistas hasta de libre mercado, pasando por el no muy atractivo chicote. Propuestas de todos los colores y para todos los sabores. Cada propuesta se encuentra respaldada en algunos casos por personas con una gran experiencia política y/o profesional; y en otros por personas que no cuentan con una ni otra experiencia. Sin embargo, es una situación válida, ya que formamos parte de un sistema político llamado “democracia”. Los candidatos que debatieron llegaron allí porque había gente que creía en ellos.

    Si desde el punto democrático, el escenario político es (como dicen algunos) positivo, habría que analizar el mismo supuesto desde la perspectiva del inversionista privado; a quien en gran medida debemos nuestro desarrollo económico y que en algunos departamentos del Perú exista 0% de desempleo.

    Es indudable que el Perú se encuentra atravesando uno de sus mejores momentos económicos que todos deseamos que se prolongue en el tiempo. Considero que para ello lo más importante es mantener el clima de inversión logrado -entre otros factores- gracias a la estabilidad que el inversionista necesita. Aún dentro de un panorama de crisis mundial, nosotros nos hemos mantenido como un destino atractivo para la inversión nacional y extranjera.

    La estabilidad jurídica es la más necesaria. Es tan importante que, dentro del programa para atraer inversiones y desarrollo a nuestro país, se otorgó a los inversionistas así como a las empresas receptoras peruanas la posibilidad de suscribir convenios de estabilidad jurídica. No existe inversión importante que no lo tenga. ¿Por qué? Pues porque los convenios de estabilidad jurídica otorgan tanto al inversionista como a la empresa receptora por el periodo de su vigencia inamovilidad de las normas que regulan a la inversión materia del contrato. La estabilidad jurídica permite a los inversionistas conocer las reglas del juego a las cuales se están sometiendo y tener un cierto grado de certeza que mañana mas tarde, no serán sorprendidos con normas que puedan perjudicar sus inversiones.

    Los inversionistas buscan rentabilidad de sus inversiones y necesitan seguridad en el tiempo que le permita diseñar su programa de inversión y el destino de su empresa. Si bien el inversionista ha traído desarrollo y empleo, este no es una beneficencia, busca un retorno, lo cual es válido.

    Luego de escuchar el debate presidencial así como las distintas propuestas (incluida la renegociación ‘voluntaria’ de contratos), no cabe discusión alguna sobre si se debe o no mantener la vigencia de las normas que otorgan el derecho a suscribir convenios de estabilidad jurídica. Debe mantenerse. Aun no estamos tan maduros. Espero que algún día sean innecesarios.

    Lo difícil no es ahuyentar a los inversionistas, lo difícil es atraerlos; y para muestra de ello, sólo basta con mirar unos años atrás en nuestra historia. Estoy segura que no queremos volver a esos años.

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here