La extradición de Martín Belaunde Lossio: Entrevista a Yván Montoya

    0
    1

    Enfoque Derecho entrevistó a Yván Montoya, profesor de Derecho de la PUCP y asesor del Idehpucp, sobre la aprobación del pedido de extradición de Martín Belaunde Lossio por las autoridades bolivianas. 

    ED: Se acaba de autorizar por unanimidad la extradición de Belaunde Lossio al Perú, ¿cuál es el procedimiento que sigue de ahora en adelante?

    YM: Una vez que la Corte Suprema de Bolivia ha aceptado la solicitud de extradición de Belaunde Lossio lo que corresponde es que haya una confirmación de esta decisión por parte del propio Presidente de la República. De mi revisión de la legislación boliviana, no he podido encontrar alguna norma que establezca el tipo de relación existente entre la decisión de última instancia de la Corte Suprema en materia de extradición y la decisión del Presidente. En el Derecho comparado de las extradiciones existen dos sistemas. En unos, las decisiones de la Corte Suprema vinculan al Ejecutivo, como en Chile; es decir, si la Corte Suprema aprueba la extradición, el Presidente no puede vetar o negar la misma. En otros países, en cambio, existe la posibilidad de que el Presidente niegue la resolución de la Corte Suprema en donde se aprueba la solicitud de extradición. Reitero, no existe una disposición que yo haya podido observar en el caso boliviano. Lo que me da a entender ello es que la decisión de la Corte Suprema es suficiente y que el Presidente de la República solo confirmaría la decisión. Luego vendría le ejecución de la decisión de la Corte Suprema de Bolivia boliviana de entregar al extraditable a las autoridades peruanas.

     ED: ¿Se puede extraditar a Belaunde Lossio inmediatamente o se debe esperar a que se resuelva el recurso que este ha presentado en el Tribunal Constitucional Boliviano?

    YM: La ejecución de la decisión también tiene un problema con respecto a la acción de inconstitucionalidad que ha realizado la defensa de Belaunde, a efectos de cuestionar la negativa de la Conare de otorgarle el estatus de refugiado. A mi juicio no hay que esperar, no me parece que sea un trámite que suspenda la ejecución. Solo la suspendería si en esa acción de inconstitucionalidad el máximo Tribunal expide alguna medida cautelar que inmovilice al sujeto o que ordene que no se disponga nada con respecto al accionante. Pero hasta donde yo sé, no hay ninguna medida cautelar dispuesta por el Tribunal Constitucional de Bolivia con respecto a esta persona, por lo tanto la decisión de la Conare –de no haber otorgado status refugio político- sigue firme. Por ello, no habría ningún impedimento para que se ejecute la decisión de la Corte Suprema boliviana.

    ED: ¿Cuánto duraría el procedimiento de ejecución de la extradición para que Belaunde Lossio sea sometido a la justicia peruana?

    YM: Si el Presidente de Bolivia confirma la decisión de la Corte Suprema Boliviana, entonces vendría el momento de las coordinaciones entre las autoridades del Poder Ejecutivo boliviano y del Poder Ejecutivo peruano –entre la Cancillería y Policía tanto de Perú como de Bolivia. La idea sería ponerse de acuerdo en el lugar, hora y fecha en que las autoridades bolivianas entreguen al extraditable. Si no hay problemas con la acción de inconstitucionalidad y el Presidente boliviano hace suya la decisión de la Corte Suprema, entonces Belaunde debería ser puesto a disposición de las autoridades peruanos entre las dos o tres semanas siguientes.

    ED: ¿Por qué está siendo extraditado Martín Belaunde Lossio? 

    YM: Por dos delitos. Se ha conseguido la extradición sobre el primer pedido que son respecto a los delitos de asociación ilícita para delinquir -por estar vinculado a la organización criminal de Álvarez-, y la otra es por complicidad en el delito de peculado -por haber recibido supuestamente fondos del Gobierno Regional para fines ilícitos, vinculados a la difamación de los opositores políticos, promoción de la campaña del propio presidente regional, etc.

    ED: Hay quienes miran con preocupación que Belaunde Lossio solo haya sido extraditado por el caso “La Centralita” y no pueda ser juzgado por otros casos. Ante ello, señalan que hubiera sido mejor que sea expulsado. ¿Coincide con estas opiniones?

    YM: El primer pedido de extradición está hecho sobre el caso La Centralita. Con respecto a lavado de activos, que es otro procedimiento que ya está bien avanzado; hasta donde tengo conocimiento, también sería solicitada su extradición. Una cosa bien clara: una vez que se ha concedido el primer pedido de extradición, Belaunde tiene una especie de protección de filtro, es decir, en el Perú solo se lo puede investigar, juzgar y eventualmente condenar por los delitos en los que Bolivia haya concedido la extradición. Si se requiere continuar la investigación por lavados o temas nuevos como Antalsis eso implicará que se avancen los procedimientos, que un juez pida la extradición y que el Perú vuelva a pedir una ampliación de extradición por esos otros hechos y delitos. Se tendría que seguir un procedimiento semejante en Bolivia y esta tendría que conceder estas ampliaciones.

    El escenario óptimo debió ser la expulsión, pero eso debió hacerse desde el primer momento en que se detectó que esta persona salió irregularmente del país, para ello debimos tener canales de alerta inmediatos. Cuando esta persona salió del país, el Perú inmediatamente pudo haber pedido a las autoridades bolivianas su expulsión, antes que su extradición, y creo que hubiera funcionado muy bien, pero perdimos esa oportunidad. No es imposible seguir procesando a Belaunde pero se obstaculiza porque vamos a necesitar siempre la autorización y permiso de la justicia suprema boliviana.

    ED: Según la defensa de Belaunde Lossio, Bolivia no puede pronunciarse sobre la extradición porque aquél ha acudido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. ¿Es ello cierto?

    YM: Creo que es lo mismo que con la acción de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional de Bolivia. Puede acudir a la Comisión Interamericana, pero no se suspende el fallo de la Corte Suprema de Bolivia en la medida en que no se expida una medida cautelar. En la medida que eso no existe, la decisión de la Corte Suprema boliviana puede ser ejecutada sin ningún problema.

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here