¿Falkland Islands o Islas Malvinas? Brevísimo resumen de la controversia

7
1764

En el casi bicentenario conflicto que enfrenta a la Argentina con el Reino Unido por la propiedad las Islas Malvinas / Falkland Islands, llamar a estos territorios de una u otra forma revela desde ya a cuál de estos Estados apoyas. Por eso la pregunta del título.

Antes de empezar, debo decir que siento gran aprecio por el pueblo argentino. Me gusta mucho ese país. Tengo varios amigos allí. Soy hincha de River Plate y sufrí casi tanto como el tano cuando el equipo descendió a la B. Pese a ello, debo decir también que lo que me inspiró a escribir este artículo son mis serias dudas respecto de la convicción con que la cancillería peruana ha venido defendiendo la posición argentina en este conflicto.

Tampoco quiero decir que estoy 100% de acuerdo con la posición británica, el tema no es para nada sencillo. En realidad, si lo fuese, ya estaría resuelto.

Mi objetivo aquí será explicar lo más brevemente posible la historia del conflicto y luego expondré un resumen con la posición de ambos países, seguido de un apartado con datos curiosos y un comentario final. Intentaré ser lo más objetivo posible.

Historia de las Islas

Desde siempre, y hasta luego de la mitad del siglo XVIII, las islas habían permanecido inhabitadas (o al menos eso es lo que se cree hasta hoy). Existen muchas teorías sobre quién realmente descubrió las islas, pero casi todas indican que no es cierto que los españoles hayan sido los primeros en habitarlas al establecer el Virreinato del Río de la Plata. De hecho, para ser justos, los primeros en ocuparlas fueron los franceses hacia el final de la época borbónica, pero posteriormente (pocos años antes de la revolución, con una Francia naturalmente ocupada en otros asuntos) fue el Reino Unido quien pasó a ocupar las islas (parte de ellas, en realidad). Sólo luego de ello es que llegaron los españoles, quienes pretendieron despojar del territorio a los británicos. De hecho en un momento lo hicieron, pero lejos de rendirse, los británicos dejaron en el territorio una bandera indicando que las islas seguían perteneciéndole al Reino Unido. Así, luego de varios años sin un dominador claro debido a estos constantes conflictos, llegaron por primera vez los argentinos –recién independizados- a ocuparlas en 1820. Ellos se adjudicaron la propiedad de las tierras en tanto estas habían sido parte del territorio español. Pero en 1833, el Reino Unido -que nunca había renunciado a sus intenciones (recordemos que en aquel entonces todavía no era extraño ganar territorios vía guerras)- retomó por la fuerza la posesión de las islas, posesión que mantuvieron de forma continua y pacífica hasta la Guerra de las Malvinas en abril de 1982 (o sea, por casi150 años). En aquel momento, el dominio sobre las islas lo retomó, también por la fuerza, Argentina, pero los sudamericanos perdieron la guerra tan solo dos meses después (junio de 1982. Así el Reino Unido recuperó las islas, las cuales ocupa hasta el día de hoy.

La posición argentina

Argentina sostiene que las islas fueron descubiertas primero por España, país que luego instaló allí (y en resto del territorio que hoy ocupan Argentina y Uruguay) el Virreinato del Río de la Plata. Por ende, tras haber heredado los derechos de España luego de la independencia y al encontrarse además las islas geográficamente dentro del mar argentino, parece lógico pensar que son los argentinos quienes tienen los derechos históricos y geográficos sobre las islas.

Además, en aquel entonces, la soberanía la adquiría automáticamente aquel que ocupaba efectivamente un territorio, cosa que había hecho el mencionado virreinato y posteriormente los propios argentinos como república independiente.

Finalmente, Argentina nunca reconoció la ocupación británica previa (la que ocurrió antes de la llegada de los españoles) como lícita, pues señala que esta iba en contra de tratados internacionales vigentes y que España había opuesto todo el tiempo a ella.

La posición británica

El Reino Unido argumenta que el primero en descubrir las islas fue Jhon Davis -marino inglés- en 1592. Además, es un hecho que fueron los británicos quienes tomaron posesión de las islas antes que los españoles, y cuando se retiraron dejaron una bandera británica y el mensaje de que el territorio “seguía perteneciéndole al Rey de Gran Bretaña e Irlanda del Norte”.

Por otro lado, sostienen que aún si se aceptase que los españoles (y luego los argentinos) ocuparon legítimamente las islas luego de la salida del Reino Unido, la continua y pacífica ocupación de las islas por los británicos desde 1833 y hasta 1982 les hubiesen hecho recuperar el dominio legítimo del territorio por derecho de usucapión (prescripción adquisitiva).

Finalmente, y quizá el argumento más fuerte de todos para los británicos, es que la población actual de las islas se reconoce –en su gran mayoría- como británica antes que como argentina, y por derecho a la libre determinación de los pueblos ese sólo hecho le daría al Reino Unido la propiedad sobre las islas.

Curiosidades

Una para cada lado:

– Probablemente el hecho más criticable del accionar británico fue la decisión de hundir al Belgrano (buque de guerra argentino) durante la Guerra de las Malvinas (quizá la decisión más polémica tomada por Margaret Thatcher durante todo su mandato), lo que terminó por eliminar cualquier posibilidad de llegar a un acuerdo pacífico que ponga fin a la guerra. Pese a que los británicos rara vez lo mencionan, lo cierto es que el buque argentino se encontraba en retirada en el momento en que se disparó contra él, por lo que realmente no parecía significar una amenaza a las tropas británicas. Esta acción ciertamente podría ser catalogada como desleal.

– Varios medios de prensa por-Argentina han acusado últimamente al Reino Unido de “mantener armas nucleares en la zona”, como criticando algo ilegal e inaceptable. Sin embargo, si bien el que ello se confirme podría ser criticable desde el punto de vista ético, lo que no se dice es que el Reino Unido es uno de los 5 países autorizados por la ONU para tener armas nucleares (a diferencia de, por ejemplo, Irán, India o Corea del Norte, los cuales muy probablemente tienen armas nucleares ilegalmente).

Comentario final: ¿Alguna solución?

Es muy difícil que se llegue a algún acuerdo pronto, pues ningún lado quiere dar su brazo a torcer, y es por ello que se hace necesaria la intervención de la comunidad internacional para buscar superar el conflicto.

Personalmente, dada la fortaleza de las posiciones de ambos países, creo que lo más civilizado sería preguntarles a los propios habitantes a qué nación desean pertenecer mediante un referéndum (tal como se hizo en Tacna, Arica o Quebec), pues pese a que entiendo que existen argumentos razonables que impedirían la aplicación de esta vía (principalmente el hecho de que es casi seguro que esta fórmula favorecería a los británicos), no logro imaginar una alternativa de solución más adecuada que sea a la vez respetuosa y justa con aquellos directamente involucrados (los habitantes de las islas), a quienes naturalmente no se puede dejar de escuchar.

7 Comentarios

  1. Cuando mencionas que los argentinos nunca han sido leales, hay que resaltar que no fueron los argentinos sino mas bien el Gobierno del Ex Presidente Carlos Menem, el cual es repudiado hasta por los mismos argentinos por su nefasto gobierno y hasta fue juzgado en la Argentina.

    Y con respecto a las aranceles me parece algo no acorde al tema. Eso es algo que hacen otros paises y no implica que un pais sea mas leal con el otro.

    Un ultimo punto, de hacer un referendum (tal como se hizo en Tacna y Arica) no seria justo puesto los ingleses poblaron la zona con sus propios ciudadanos tan igual como hizo Chile con Arica hasta antes del año 1929.

    Desde ya se sabe cuales seran los resultados de hacerse el referendum.

    Lo que si es claro, es un tema MUY complicado.

    Interesante nota.

    Salut

  2. Estimado Rómulo, gracias por el comentario.

    Ojo que en ninguna parte he dicho “los argentinos nunca nos han sido leales”. Si revisas bien lo que digo textualmente es que “No hay que olvidar que Argentina no nos ha sido siempre fiel en el pasado”, lo cual es diametralmente distinto. Lo de los aranceles lo digo como dato curioso, pero quizá te interese revisar esto: http://elcomercio.pe//economia/1391973/noticia-exportadores-peruanos-advierten-sobre-posible-bloqueo-argentino .

    Y bueno, con lo del referéndum tienes razón. Desde ya se saben los resultados, pero pese a ello me parece la solución más justa. Creo que no podría en ningún caso tomarse una decisión a espaldas de la voluntad del pueblo sobre el cual se está tomando esa decisión. Al menos ese es mi punto de vista!

    Saludos.

  3. Excelente artículo. Sin embargo, hay un par de cosas sobre las que podría añadir algunos breves comentarios en relación a las formas de adquisición de territorio en el Derecho Internacional clásico y moderno que, si bien suelen ser aplicados a las Malvinas, no son, en realidad, aplicables:

    Tal vez el principal mito legal de las Malvinas es que las islas son británicas por derecho de conquista. El Reino Unido no reclama las islas como un territorio argentino/español conquistado en 1833 por la simple razón de que, si lo hiciera, en lugar de fortalecer su reclamo lo debilitaría. En el Derecho Internacional clásico, para que pueda consolidarse la conquista, debía haber (i) una guerra; (ii) subyugación del enemigo y (iii) un acto de anexión. En el caso de las Malvinas, no sólo no se disparó un sólo tiro en 1833 y no sólo (hasta donde tengo entendido) no hubo un acto formal británico de anexión de las islas, sino que, lo más importante, no hubo subyugación, sea parcial o total. Es decir, el Reino Unido no conquistó toda Argentina ni logró que Argentina firmara un tratado o por lo menos reconociera unilateralmente la pérdida del territorio de las Malvinas. Todo lo contrario, Argentina, si bien demasiado débil como para irse a la guerra con el Reino Unido en 1833, protestó la presencia británica en 1841, 1849, 1884, 1888, 1908, 1927, 1933 y cada año desde 1946 a la fecha en las Naciones Unidas. Si comparamos la situación de las Malvinas con la de Tarapacá, a diferencia de Argentina, el Perú sí firmó un tratado de paz reconociendo la anexión chilena de la provincia. Es por este motivo que los chilenos no se fueron de Lima a pesar de haber ganado la guerra (salvo por la resistencia de Cáceres). Necesitaban un tratado que confirme su título sobre Tarapacá y ocuparon el Perú hasta que Iglesias les dio la excusa perfecta con el infame Grito de Montán. Entonces, el Reino Unido nunca “conquistó” (legalmente) las islas, sino que, según la interpretación británica, meramente recuperó el control que habían dejado en suspenso cuando se fueron de la isla por primera vez; lo que, valga la pena añadir, es un argumento extraño. Después de todo, si los británicos pudieron “conservar” su soberanía desde 1774 hasta 1833 a pesar de la ocupación española y argentina por haber dejado una placa, ¿por qué los argentinos no podrían haberla conservado entre 1833 y 2012 por haber protestado constantemente la presencia británica?

    En segundo lugar está el asunto de la Libre Determinación de los “kelpers”. A diferencia de lo que usualmente se cree, no es un argumento tan inobjetable. Después de todo, la Resolución de la ONU 1514, que regula el asunto, señala que “todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación”. La Asamblea General, al referirse a los malvinenses, habla de “población” no de “pueblo” (Resolución 37/9). La diferencia no es gratis, y pasa por hacerse la pregunta de si los kelpers son o no un pueblo a los ojos del Derecho Internacional. No existe una definición de “pueblo” en Derecho Internacional, pero en doctrina se asume que uno de los requisitos es que exista un vínculo histórico con la tierra en cuestión. Es por aquí por donde los argentinos tienen un argumento plausible para decir que la libre determinación no juega un rol en la asignación de soberanía al R.U. o a Argentina. Después de todo, como tú mismo señalas, las islas estaban originalmente deshabitadas. Los kelpers (y los argentinos que fueron expulsados en 1833) eran colonos, y como tales no tendrían suficiente conexión con el territorio para ameritar decidir su futuro por libre determinación. Por supuesto, los kelpers tendrían libre determinación INTERNA, pero no EXTERNA, es decir, pueden decidir cómo quieren vivir, pero no bajo qué Estado quieren vivir. Evidentemente no es un tema zanjado, pero sí es algo que siembra una gran duda en este extremo de la posición británica. No sería la primera vez que se asigna soberanía sin consultar a los habitantes. Ya ha pasado en el caso entre Camerún y Nigeria ante la CIJ en 2002, cuando 300,000 nigerianos pasaron a formar parte de Camerún cuando la Corte determinó que la Península de Bakassi le pertenecía a ese país.

    Finalmente, otro gran mito es el argumento argentino de la contigüidad: la idea de que como las Malvinas están más cerca a Argentina que al Reino Unido, le pertenecen. Este argumento ya fue desestimado por el Derecho Internacional desde el Caso de la Isla de Palmas en 1928.

    El verdadero problema legal en las Malvinas está en la contraposición del uti possidetis argentino (es decir, la herencia de España) y su ejercicio de soberanía hasta 1833 contra el ejercicio de soberanía británico de 1833 en adelante (la “prescripción” británica) y bueno, con las precisiones del caso, la libre determinación. Y la verdad, la solución no es para nada fácil y no me atrevería a predecir un ganador (por lo menos no en un comentario tan breve). Aunque difícilmente llegará a una corte porque ambas partes saben que pueden perder y que la verdad la cosa está para cualquiera, entonces prefieren patear el tema hasta que pueda resolverse de forma política. La propuesta que más lejos ha llegado en la mesa de negociación ha sido un reconocimiento británico de la soberanía argentina, seguido de un préstamo gratuito a largo plazo (99 años?) con posibilidad de prórroga indefinida a favor del Reino Unido. Pero eso fue antes de que se descubriera petróleo… las partes tendrían que acordar alguna forma de repartición de recursos… La cuestión es que la situación está tan politizada, que los argentinos ya no aceptarían esa opción y tampoco los británicos, y mucho menos los kelpers.

    Desde una perspectiva política, el apoyo peruano a la causa argentina pasa porque el Perú, como ex colonia, tiene una posición anti-colonialista (yo sé que la palabra suena chavista, pero lo digo en sentido técnico), al igual que la mayoría del tercer mundo. Las Malvinas son una de las pocas colonias que quedan en el mundo y el Perú no puede apartarse de una posición de principio.

    Claro, eso no justifica denegar la visita del buque británico. Los países de la región se han opuesto a aceptar buques que lleven bandera de Malvinas, no bandera británica. Y este buque, según me cuentan los enterados, llevana bandera británica. Así que no es que el Perú tenga que apoyar en todo a Argentina o en todo al Reino Unido. Pero en fin, el papelón ya está hecho…

    Saludos y felicitaciones por el artículo.

    Alonso

  4. Bueno tienes toda la razon, en ningun momento escribiste NUNCA. En ese caso seria bueno saber en que casos no nos han sido leales. O a que definimos lealtad.

    Respecto a lo segundo, la nota en mencion:

    Según el gremio, la política comercial del país sureño “está causando malestar a más de una economía de la región y de Europa, debido a una serie de retrasos en el otorgamiento de las licencias automáticas de importación”.

    Es una nota curiosa, pero cabe resaltar que el mismo gremio menciona que las politica comercial afecta o causa malestar a mas de una economia y no solo a nosotros. No hace que sean desleales con nosotros. Pese a esto, leere mas al respecto.

    Revisando el tema de lealtad ( ya sabemos la posicion de un pais vecino), me puse a revisar el hundimiento del ARA General Belgrano y me parece un caso claro de deslealtad pues fueron los ingleses los que fijaron la “zona de exclusion” y no respetaron algo que ellos mismo propusieron. Lo menciono como algo curioso y tambien es un tema a debatir.

    Si me desvio del tema, mil perdones.

    Saludos

  5. Estimado Periodista, muy interesante su resumen, pero en
    algún punto discrepo con usted, no me parece acertado realizar una consulta a los isleños pues el resultado sería un voto cantado a favor de Inglaterra y continuaríamos con el litigio de fondo. Yo prefiero proponer que los isleños se INDEPENDICEN de ambos países reclamantes, y sus habitantes sean autónomos y sus descendientes soberanos con ascendencia europea como el resto de nuestros países, entiendo que los isleños son muy pocos habitantes pero debemos reconocer que en estos tiempos un país es capás de subsistir fabricando tecnología de punta,una solución de esta índole dejaría conforme a ambos países involucrados.

  6. Soy Argentino, yo creo que sí existen alternativas válidas sin la necesidad de recurrir a un ridículo referendum respecto a la nacionalidad futura de los Kelpers. Es decir, los habitantes de las islas no definen la soberanía de la tierra, pueden seguir siendo ciudadanos británicos residentes en territorio argentino, pueden tener ambas nacionalidades, o podrían optarla al momento de nacer (por sus padres) y/o confirmarla en la adultéz. Estamos hablando de la soberanía del territorio y no de la gente que allí vive y/o que ha nacido en las islas, ellos no tienen nada que ver en el asunto.

Dejar respuesta