El Estándar Yamashita o la Responsabilidad por omisión de la autoridad

1
1437

Por Juan Carlos Torres Márquez, Abogado egresado de la Facultad de Derecho de la PUCP. Adjunto de docencia del curso ‘Seminario de Integración en Teoría General del Derecho’.

Este año se conmemora el 70º Aniversario de la Masacre de Manila (Filipinas).

La Masacre de Manila fue uno de los mayores crímenes – junto a la Matanza de Nankín (China), en 1937 – cometidos por el ejército imperial japonés.

Las víctimas fueron más de 100,000 filipinos, quienes perecieron en el transcurso de la Batalla de Manila (Filipinas), entre el 03 de febrero al 03 de marzo de 1945, casi al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Por tales hechos, el jefe a cargo del ejército nipón en Manila, el general Tomoyuki Yamashita, fue juzgado por un tribunal militar estadounidense y condenado a muerte. Yamashita fue ahorcado el 23 de febrero de 1946.

Fue a partir de aquel juicio militar (‘United States of America vs. Yamashita’, 1945), que surgió el ‘Estándar Yamashita’ (‘Yamashita Standard’), también conocido como la ‘Responsabilidad de mando’ (‘Command responsibility’), la ‘Responsabilidad por omisión del jefe militar y del superior civil’ o la ‘Omisión del superior civil’.

El Estándar Yamashita es una forma de autoría criminal que se aplica en el Derecho Penal Internacional.

Se trata de una forma omisiva, según la cual el agente, dada su posición de mando, conoce los hechos delictivos cometidos por sus subordinados; debiendo emplear medidas preventivas a la comisión del delito o imponerles algún castigo. Y en caso sea difícil aplicar las medidas preventivas y punitivas, el autor deberá poner el asunto en conocimiento de la autoridad competente.

Ese fue el criterio seguido por el Tribunal Militar norteamericano.

En palabras textuales del propio tribunal:

“(…) The question then is whether the law of war imposes on an army commander a duty to take such appropriate measures as are within his power to control the troops under his command for the prevention of the specified acts which are violations of the law of war and which are likely to attend the occupation of hostile territory by an uncontrolled soldiery, and whether he may be charged with personal responsibility for his failure to take such measures when violations result. (…)”. [Pp. 327 U.S. 14, 327 U.S.15].

El Estándar Yamashita cumplió un papel trascendente en los anales de la jurisprudencia penal internacional y en el Derecho Penal. Lo mismo ocurrió con el Caso ‘Eichmann’; en donde a partir del desarrollo de aquel juicio, el jurista alemán Claus Roxin pudo elaborar la teoría de imputación conocida como ‘Autoría mediata en aparatos organizados de poder’.

Haciendo un símil jurídico, el Estándar Yamashita fue a Tomoyuki Yamashita como la Autoría mediata fue a Adolph Eichmann. Solo que a diferencia de esta otra causa penal, el criterio de imputación del Estándar Yamashita presupone una conducta omisiva no comisiva (por ello, su equivalente en el ámbito jurídico penal es la ‘Omisión por comisión’). Y dicha conducta omisiva exige la realización de determinadas medidas para con los subordinados: preventivas y punitivas.

Finalmente, es cierto que no siempre los mandos militares van a poder supervisar y controlar todos y cada uno de los actos de sus subordinados. Pero también es verdad que frente a desmanes vandálicos, saqueos y violaciones perpetrados por la soldadesca no cabe espíritu de cuerpo alguno para no menguar la popularidad del superior a cargo (o la moral de la tropa), sino imponer las debidas sanciones a los responsables y pagar las reparaciones civiles a las víctimas inocentes.

1 Comentario

Dejar respuesta