Por Rita Zafra, asistente de investigación del Idehpucp, bachiller en Derecho por la PUCP y alumna de la maestría de Derechos Humanos por la misma casa de estudios.

Triangle” es el tercer episodio de la sexta temporada de The X Files. En él, Mulder va en busca de un barco inglés desaparecido durante la Segunda Guerra Mundial en el Triángulo de las Bermudas: el Queen Anne.

Cuando Mulder despierta, se encuentra en 1939. La tripulación británica del Queen Anne lo había rescatado del mar y lo tenía detenido porque pensaban que era espía alemán. Luego de que se descubre que es estadounidense, el barco es tomado por los nazis y, en un descuido, Mulder revela que en el barco se encuentra “El Martillo de Thor”, el científico que será pieza clave para la invención de la bomba atómica.

Los nazis llevan a Mulder al salón principal del barco y amenazan con matar a pasajeros si es que Mulder no les dice quién es el científico apodado “El Martillo de Thor”. Los alemanes ejecutan a dos personas, y la versión de 1939 de Scully[1] y el científico intentan detenerlos afirmando que cada uno de ellos es la persona que buscan. Finalmente, los alemanes comprenden quién es en verdad el científico. Están a punto de ejecutar a Mulder y a la versión 1939 de Scully, cuando la tripulación original del Queen Anne entra en el salón y empiezan a pelear con ellos.

En lo relativo al Derecho Internacional Humanitario (DIH), el punto más interesante de análisis respecto al presente caso es que el mismo tiene lugar en 1939, antes de la existencia de los cuatro Convenios de Ginebra de 1949. Estos convenios constituyen las normas convencionales más importantes sobre DIH en la actualidad.

Mulder es un ciudadano estadounidense que se encuentra en un barco civil británico. Durante los hechos del episodio, el Reino Unido le declara la guerra a Alemania.[2] En ese sentido, Mulder es un civil nacional de un país extranjero. Esto debido a que como el Queen Anne tiene pabellón de nacionalidad británica, se considera que está bajo la jurisdicción del Reino Unido.

Siendo un barco civil, Alemania no podía atacarlo legítimamente. Más aún, una vez que tomaron control del barco, no tenían legitimidad para ejecutar a las personas civiles que se encontraban en él. Ya desde la Declaración de St. Petersburgo[3] se afirmaba que “la única finalidad legítima que los Estados deben proponerse durante la guerra es el debilitamiento de las fuerzas militares del enemigo”. Esta frase ha sido identificada por el Comité Internacional de la Cruz Roja como la primera consagración del principio de distinción. En virtud de este principio, el ataque a la población civil, ocasionando o no la muerte, constituye una violación del DIH. Sin embargo, esta no se trata de una norma de naturaleza vinculante, al ser un instrumento de soft law.

¿Se puede afirmar entonces que Mulder y los pasajeros del Queen Anne fueron víctimas de la guerra? ¿Se podría argumentar que todas estas normas tenían naturaleza consuetudinaria y por lo tanto los malos tratos y ejecuciones sufridos por los pasajeros del Queen Anne, incluyendo a Mulder, constituyen crímenes de guerra?

Para poder responder esta pregunta, nos remitimos al artículo 6 del Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg. Dicho artículo establecía que el tribunal tenía jurisdicción para juzgar, entre otros crímenes:

  1. b) CRÍMENES DE GUERRA: A saber, violaciones de las leyes o usos de la guerra. En dichas violaciones se incluye el asesinato, los malos tratos o la deportación para realizar trabajos forzados o para otros objetivos en relación con la población civil de un territorio ocupado o en dicho territorio, el asesinato o malos tratos a prisioneros de guerra o a personas en alta mar, el asesinato de rehenes, el robo de bienes públicos o privados, la destrucción sin sentido de ciudades o pueblos, o la devastación no justificada por la necesidad militar, sin quedar las mismas limitadas a estos crímenes;

En la sentencia de fondo sobre el caso contra Goering y los otros veintiún criminales de guerra nazis más importantes, dicho tribunal afirmó que los crímenes de guerra definidos en el artículo 6 ya habían sido reconocidos como crímenes de guerra por el Derecho Internacional con anterioridad a su consagración en el Estatuto. [4]

Entre dichos crímenes de guerra se encuentra, expresamente, el asesinato a rehenes. La prohibición de toma de rehenes es una norma establecida a través de la costumbre. La toma de rehenes implica el apoderamiento o detención de una persona o personas, y la amenaza de matarla(s), herirla(s) o mantenerla(s) detenida(s) con el objetivo de obligar a un tercero a realizar un acción u omisión.[5] En el este caso, los oficiales nazis detuvieron a los pasajeros del Queen Anne, y posteriormente ejecutaron a dos de ellos, con el objetivo de que Mulder revelara quién era El Martillo de Thor.

Por otro lado, la prohibición de infligir malos tratos o torturar se encontraba consagrada desde el Código de Liber,[6] en cuyo artículo 16 se estipula que “la necesidad militar no admite la crueldad, esto es, la producción de sufrimientos por el gusto de infligirlos o por venganza, ni la práctica de mutilaciones o heridas fuera de combate, ni la tortura para extraer confesiones.” El maltrato recibido por Mulder y 1939 Scully entraría dentro de esta prohibición.

En consecuencia, parece que incluso a través del tiempo Mulder no es sólo víctima del Sindicato, sino también de la guerra. Las normas del DIH existen para proteger a las víctimas de los conflictos armados. Incluso antes de la adopción de los Convenios de Ginebra, los civiles contaban con una protección contra los ataques. Esta prohibición, junto con la de infligir tratos crueles o inhumanos, forma parte de la esencia misma del DIH, y, en consecuencia, de la protección que el mismo brinda desde su surgimiento.


[1] Se trata de una agente de la Oficina de Servicios Estratégicos de Estados Unidos, la antecesora de la CIA, que se ve igual a Scully. Nunca se establece si es un antepasado de Scully o una vida pasada.

[2] Cabe recalcarse que desde la adopción de los Convenios de Ginebra de 1949 no es necesario que haya una declaración formal de guerra, sino que en los hechos exista un conflicto armado con el nivel de organización e intensidad necesaria.

[3] Declaración de San Petersburgo de 1868 con el objeto de prohibir el uso de determinados proyectiles en tiempo de guerra. San Petersburgo los días 29 de noviembre – 11 de diciembre de 1868.

[4] TMIN. Goering et al. Sentencia, 1 de octubre de 1949, p. 83

[5] Convención Internacional contra la toma de rehenes, artículo 1.

[6]  Instrucciones del Gobierno para los Ejércitos de los Estados Unidos en el campo de batalla, Orden General № 100. 24 de abril de 1863. Es un conjunto de normas promulgado por Abraham Lincoln durante la Guerra Civil estadounidense para regular la actuación de los soldados.

Compartir
Artículo anteriorVIII Pleno Civil y la protección a terceros
Artículo siguiente¿En qué estamos? Breve análisis sobre la situación del sector minero en el Perú
Pasamos la Facultad anhelando algún ejemplo interesante. Nadie nos habló de los problemas de filiación de Luke Skywalker, nadie nos contó cómo debíamos entender la soberanía de Genosha, nadie explicó si la segregación de muggles y magos era correcta. Tampoco nadie nos dijo qué pasaba con la herencia de Gokú cada vez que resucitaba, cuál era el interés superior del niño en el caso de los Caballeros del Zodiaco, si Ranma era transexual o transgénero, ni tampoco si el Sr. Spock tenía derechos humanos. Buscamos crear un espacio donde se puedan responder esas preguntas. Donde la ficción sea el alimento sobre el que construimos el Derecho. Si la realidad se vuelve plana, ¿no vale la pena ver más allá, ir más allá? Creemos que la ficción nos ofrece esa chance.Y dentro de la ficción apostamos por las subculturas que se han visto marginalizada: los cómics, el anime, el manga, los súper héroes, la magia, la fantasía, lo medieval, lo gótico, lo espacial. Parece un trabajo inútil o descabellado, pero, como señalaba André Breton hace casi un siglo, “no debe ser el miedo a la locura el que nos obligue a poner a media asta la bandera de la imaginación”. Muchas personas buscan escapar del Derecho a través de libros, películas o la TV. Buscan desabotonarse la camisa, desajustarse la corbata (o soltarse los tacos) para liberarse del Derecho. No nosotros. Combinamos nuestras obsesiones. Vemos al Derecho en las páginas del cómic y mientras estamos en el cine. Lo vemos en la última serie de Netflix, en el manga que acabamos de descargar y en cada misión que nos toca hacer en el Play 4. Sería más fácil desconectar y desengancharnos del Derecho. Sería más fácil no cuestionar el conocimiento jurídico, pero no podemos, así que creamos este blog para canalizar nuestras obsesiones de esta forma. Vamos por el margen del Derecho. Lo acariciamos pero nos alejamos a la vez. Este es nuestro placer culposo (y doloso). No estamos. Somos Outlaws. Blog colectivo conformado por Carlos Elguera, Karen Bertola, Julio Rodríguez Vásquez, Renato Constantino, Rita Zafra, Adrián Lengua, Javier Murillo y Pablo Rosales.

No hay comentarios

Dejar respuesta