Ley de Educación Universitaria Venezolana. O de cómo superar la hegemonía capitalista

Asamblea_Nacional_de_Venezuela_fachada

Por: Daniela Meneses
Estudiante de Derecho PUCP
Miembro del Consejo Editorial de Enfoque Derecho

A los diez años me mudé a Venezuela. A los doce o trece ya escuchaba varias veces al año los discos que vendían los vendedores ambulantes para las noches de cadenas ( o sea, las noches donde Chávez aparecía en TODOS los canales radio y televisión nacional, dando un “mensaje” al pueblo). Estos discos eran muy especiales. Aliviaban el dolor de mano producido al  golpear las ollas con una cuchara para hacer el sonido de protesta contra el régimen chavista – el famoso cacerolazo y lo reemplazaban por un dolor de oídos producido por el ruido de varias cacerolas saliendo de cientos de equipos de música.

Yo no soy chavista. No pretendo esconder ese hecho. Pero mi rechazo a la Ley de Educación Universitaria[1] no proviene de una inclinación política. Rechazo esa ley porque creo que atenta contra uno de los principios de cualquier democracia: la autonomía universitaria.

Esta ley tiene por objeto “desarrollar los procesos fundamentales y regular la organización, estructura, gestión y funcionamiento del Subsistema de Educación Universitaria.”[2]
¿Cuáles son los problemas de esta norma? Dejemos que ella responda por sí misma[3]:

“ Artículo 3. La educación universitaria se define como:

1. Un derecho humano universal y un deber social fundamental, que debe estar orientada al desarrollo del potencial creativo, y liberador del ser humano y de la sociedad.

2. Un bien irrevocablemente público, al servicio de la transformación de la sociedad, en función de la consolidación de la soberanía, defensa integral e independencia nacional, el fortalecimiento del Poder Popular y del diálogo de saberes, el desarrollo territorial integral, el modelo productivo endógeno y sustentable, la unión e integración de los pueblos de América Latina y El Caribe de Nuestra América, la solidaridad y la cooperación con los pueblos del Sur y del mundo, la preservación de los equilibrios ecológicos y de todas las formas de vida en el planeta, en el marco de la construcción de una sociedad socialista.

(…)

6. Un proceso de construcción de hegemonía cultural para la superación de la

sociedad capitalista.”[4]

Como ya mencioné, el gran problema de esta ley, a ojos de muchos –incluidos los míos– es que atenta contra la autonomía universitaria. Y es que a pesar de abogar a favor de ésta, parece en realidad tener un concepto de autonomía bastante particular:

“ Autonomía: como principio y jerarquía que otorga a la universidad la competencia para dirigir la acción del gobierno universitario, en los términos establecidos en la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, en la Ley Orgánica de Educación, en la presente ley y demás leyes de la Republica y ajustada al Estado Democrático Social de Derecho y de Justicia; le demanda a la universidad el ejercicio ético de su competencia, regido por los principios de cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad en el cumplimiento de su elevada misión, para el resguardo de la identidad, la integridad territorial y la soberanía dea Nación.”[5]

Así, si estoy entendiendo bien la norma, autonomía viene a ser la capacidad de normarse a sí mismo de acuerdo a, entre otras cosas,  esta ley, ley que enmarca la educación dentro del socialismo. Entonces, autonomía, el poder de reglamentarse a sí mismo (auto=nomos) pasa a ser el poder de reglamentarse a uno mismo de acuerdo a ciertos parámetros, parámetros tan restringidos que, a mi parecer, aniquilan la autonomía misma. Cuando alguien puede decidir entre comer manzanas rojas o manzanas verdes, ¿realmente tiene capacidad de elegir qué come?[6] Allí donde aparentemente hay capacidad de elección, puede no haber libertad.

Carlos Simón Belló, profesor venezolano, afirma que esta ley: “pervierte la educación superior al sumergirla bajo un modelo de pensamiento único”.[7]

La Junta Directiva de la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional también ha manifestado su repudio contra esta norma. Creo que vale la pena deternos en su pronunciamiento:

“En lo concerniente a la Ley de Educación Universitaria, lo primero que ha de subrayarse es que fue elaborada no sólo a espaldas de las Universidades sino desconociendo las propuestas normativas que habían presentado ante la Asamblea Nacional. La Asamblea Nacional abjuró de su condición democrática de instancia de deliberación, transparencia y participación para aprobar sumariamente un proyecto de ley clandestino. Este solo proceder es ofensivo de la dignidad de la Universidad como espacio institucional para el pensamiento universal y la discusión en libertad, como también lo es la regulación de la ley sancionada. En la Ley de Educación Universitaria las Universidades son degradadas a la condición de centros de adoctrinamiento, bajó el yugo del Socialismo del siglo XXI y del Ministerio con competencia en materia de Educación Universitaria. La nueva ley no va destinada a asegurar la autonomía de las Universidades en su gobierno y funcionamiento, así como en el campo de la docencia, la investigación y la extensión, como lo prescribe la Constitución (art. 109). Se empeña visiblemente en menoscabar la autonomía y en subyugar a las Universidades. La Junta Directiva de la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional rechaza enérgicamente esta tentativa de encadenar el pensamiento y de suprimir los espacios plurales para el libre desarrollo de la ciencia, la cultura y la educación.”[8]

Ahora bien, algunos creen que ésto no es un golpe a la autonomía, sino que en esta ley podemos encontrar “un hito democratizador en la historia venezolana”. Éstas fueron al menos las palabras del viceministro de Planificación Estratégica del sector, Luis Quintana. Según él, “la autonomía en esta Ley es un concepto que se profundiza y se pone en función de los servicios de la Nación, del desarrollo nacional y de la democracia”.[9] Suena bien, ¿no?

La Asamblea Nacional, el 23 de diciembre del año pasado, aprobó este proyecto de ley. Sin embargo, faltan dos pasos para que esta ley entre en vigencia: la firma del Presidente de La República y su publicación en la Gaceta Oficial. Y es esta ventana la que las autoridades universitarias quieren aprovechar[10]: Autoridades de la Universidad Metropolitana y de la Universidad Central de Venezuela han remitido cartas a Chavez, pidiéndole que ejerza la facultad que le confiere el artículo 214 de su amada Constitución –la bicha, como Chávez la llama de cariño: devolver a la Asamblea Nacional la Ley de Educacion Universitaria.[11]

Para terminar, los dejo con esta perlita[12]:

“Artículo 11. El Estado, mediante el órgano rector en materia de educación universitaria, ejercerá las competencias establecidas en la Ley Orgánica de Educación, así como las siguientes:

4. Promover la integración cultural y educativa de América Latina y el Caribe, delos Pueblos del Sur y del Mundo para:

c. La construcción de un mundo pluripolar que represente el quiebre de la

hegemonía del imperialismo y del neocolonialismo, así como, la superación de la

división internacional del trabajo, en la búsqueda de la soberanía de los pueblos,

la justicia social, la solidaridad y las garantías de paz.”[13]


[1] “Proyecto de Ley de Educación Universitaria”. http://www.asambleanacional.gob.ve/index.php?option=com_docman&task=doc_details&gid=2796&Itemid=190&lang=es

[2] “Aprobada en primera discusión Ley de Educación Universitaria”. En: El Universal. 20.12.2010. [http://tiempolibre.eluniversal.com/2010/12/20/pol_ava_aprobada-en-primera_20A4881131.shtml. Fecha de Consulta: 28.12.2010]

[3] En realidad, hay más problemas que aquellos a los que hago referencia. Algunas de estas cuestiones están desarrolladas aquí  http://sociales.eluniversal.com/2010/12/30/pol_ava_decanos-ula-solicita_30A4912211.shtml y aquí http://www.eluniversal.com/2011/01/02/pol_ava_unimet-pide-devolver_02A4920771.shtml

[4] “Proyecto de Ley de Educación Universitaria”. Ibídem .

[5] Idem.

[6] Creo que este ejemplo puede no haber sido el mas adecuado, porque en realidad, bajo esta ley todas las manzanas serían rojas.

[7] “UCV llama a Chávez a abstenerse de promulgar ley universitaria”: En: El Universal. 28.12.2010. [http://politica.eluniversal.com/2010/12/28/pol_art_ucv-llama-a-chavez-a_2146476.shtml. Fecha de consulta: 28.12.2010]

[8] Asociación Venezolana de Derecho Constitucional- Comunicado. En: El Universal.27.12.2010. [ http://www.eluniversal.com/2010/12/27/imp_pol_esp_asociacion-venezolan_27A4903211.shtml. Fecha de Consulta: 02.01.2010]

[9] “Ley de Educación universitaria es un hito democratizador en la historia venezolana.” En: Agencia Venezolana de Noticias. 31.12.10 . [http://www.avn.info.ve/node/36086. Fecha de Consulta: 02.01.2010]

[10] “UCV llama a Chávez a abstenerse de promulgar ley universitaria”. En : El Universal. 28.12.2010. [ http://politica.eluniversal.com/2010/12/28/pol_art_ucv-llama-a-chavez-a_2146476.shtml. Fecha de Consulta: 28.12.2010]

[11]“Unimet pide devolver a la AN Ley de Educación Universitaria”. 02.01.2011. [http://www.eluniversal.com/2011/01/02/pol_ava_unimet-pide-devolver_02A4920771.shtml. Fecha de Consulta: 02.01.2010]

[12] Y para que no hayan dudas sobre qué quiero decir con la palabra perlas, cito a la Real Academia Española:

Perla: 1. f. Concreción nacarada, generalmente de color blanco agrisado, reflejos brillantes y forma más o menos esferoidal, que suele formarse en lo interior de las conchas de diversos moluscos, sobre todo en las madreperlas. Se estima mucho en joyería cuando tiene buen oriente y es de forma regular.

[13] “Proyecto de Ley de Educación Universitaria”. Ibídem .

Acerca del autor

La información sobre el autor se encuentra al inicio del artículo.

Dejar un comentario

Sitio por biznetbox

Wordpress

Webmail