¿Tan difícil es caminar a la derecha?

1
683

Por: Juan Carlos Valdivia
Columnista del diario Correo

Los rumores sobre la desconfianza que había surgido del círculo mas intimo del Presidente Humala respecto a Salomón Lerner asaltaron desde hace unas semanas a la opinión pública, y parece que tenían algún asidero. La sorpresiva renuncia de Salomón Lerner y el nombramiento de Oscar Valdez es un proceso que se iba a dar pero que se ha adelantado algunas semanas.

En Palacio se desconfiaba de Lerner porque aparecía demasiado ligado al sector de la izquierda que le planteaba exigencias programáticas a Ollanta Humala, quien considera –muy dentro de su estructura mental– que todas las decisiones las toma el. Lerner llevaba al presidente las sugerencias que discutía con su gabinete de asesores.

Desde hace semanas, el círculo más cercano a Ollanta Humala venia buscando candidatos para reemplazar a algunos ministros, consultas que se volvieron más intensas los primeros días de diciembre.  El mismo Lerner era consciente de la necesidad de realizar algunos ajustes. Pero estos cambios no los veían inmediatos, aunque si a corto plazo. Tanto así, que el Presidente Humala tenía programado un viaje a Buenos Aires, para participar en el nuevo inicio de gestión de Cristina Kirchner, el mismo que suspendió el viernes, al desencadenarse la crisis ministerial.

¿Qué pasó ese viernes en la mañana, entre el presidente Humala y su entonces premier?

La desavenencia que hayan tenido, tiene que haber sido por algún hecho de último momento, y no como parte de un proceso.

La supuesta militarización

En la semana un grupo de periodistas fuimos invitados a una conversación con el entonces premier. Salomón Lerner se mostró afable y tranquilo, explicó el proceso de negociación en Cajamarca, como otros procesos como el de Andahuaylas y Cañete. Parecía estar de acuerdo con el Estado de Emergencia, y avalar el apresamiento del  dirigente cajamarquino Wilfredo Saavedra. Habló bien del asesor presidencial Adrián Villafuerte y admitió que se venían algunos cambios en el gabinete, pero al parecer, el estaba al mando de los mismos.

Ese día Salomón Lerner parecía estar de acurdo con el rumbo que había tomado el Gobierno: Dialogo hasta donde fuera posible, y a partir de un punto, mano dura. Por eso, no se sostienen las tesis que hablan de una supuesta oposición a la militarización del Gobierno como razón para la renuncia.

El papel de las izquierdas

Es obvio, que Ollanta Humala llegó liderando un movimiento amplio de izquierda. Estos grupos se vieron algo desilusionados cuando vieron que –sin consultarles– apareció nombrado Luis Miguel Castilla e inmediatamente anunciada la ratificación de Julio Velarde.

Además de ciertas mediciones de fuerza al interior del gabinete, que tuvieron a Kurt Burneo como el primer perdedor, coincidentemente al aproximarse los primeros tres meses de gestión, comenzaron a aparecer reclamos regionales, encabezados por los supuestos aliados de Ollanta Humala. Parecía, aunque no se pudo demostrar, que había cierta organización que hizo que la izquierda de provincias se activará conjuntamente para tratar de presionar al gobierno nacionalista, para que retome su camino original. En esos días, también se produjo una manifestación de la CGTP de “apoyo al Gobierno”, que en el fondo tenía el mismo objetivo: reclamar por que no se abandone la llamada “Gran Transformación”.

El resultado de esas presiones, parece haber ido por un camino distinto al que esperaban las izquierdas. La salida del asesor de la PCM, Carlos Tapia, las contradicciones que afloraron en el gabinete, han terminado por sacar a los líderes de izquierda del Gobierno, pero la pregunta fundamental es saber si sus bases continuaran apoyando al Gobierno de Humala.

Cuando se ratifiquen algunos nombres que se incorporan al gabinete, veremos técnicos reputados, pero también nuevos cuadros que se han ganado, por su eficiencia, la oportunidad de acceder a un ministerio. Pero ya no veremos las viejas caras de izquierda, que una vez más quedan fuera de otro gobierno.

1 Comentario

  1. […] Aquí ‘¿Tan difícil es caminar a la derecha?’ publicado en Enfoque Derecho.com: Los rumores sobre la desconfianza que había surgido del círculo mas intimo del Presidente Humala respecto a Salomón Lerner asaltaron desde hace unas semanas a la opinión pública, y parece que tenían algún asidero. La sorpresiva renuncia de Salomón Lerner y el nombramiento de Oscar Valdez es un proceso que se iba a dar pero que se ha adelantado algunas semanas. […]

Dejar respuesta