Políticas Públicas para el crecimiento económico de largo plazo: la estabilidad macro y el medio ambiente

1
579
Por: Jorge F. Tudela Pye
Economista por la PUCP y miembro de AENU Perú
Hace algunas semanas, el Presidente Ollanta Humala anunció algunas medidas para “acelerar el crecimiento de la economía peruana”. De esta manera, declaró de interés nacional las inversiones en el país y puso en cola varias reformas como la del mercado de capitales y la de la burocracia estatal. Entre las medidas anunciadas, están la publicación de la ley de expropiaciones, la ley de reposición de capitales, normas legales que aceleran la entrega de certificados de inexistencia de restos arqueológicos, la creación de la ventanilla única para los EIA, nuevos criterios para el Fondo de Inversión Pública Regional y Local y un equipo de trabajo que hará seguimiento a las inversiones en minería, energía e infraestructura. Al margen del debate que existe respecto a si cada una de ellas es o no adecuada, muchas tienen una visión de corto plazo de lo que hace falta para hacer crecer a la economía de manera estable en el largo plazo.

En mi último artículo se hizo una mención a la importancia de la educación y la inversión en investigación para el crecimiento económico de largo plazo. Los modelos iniciales de crecimiento económico predicen que, en el largo plazo, el producto por habitante crece únicamente si es que la tecnología crece. Sin embargo, no explican los factores que generan el crecimiento de esa tecnología. Por eso, surgieron los modelos llamados  modelos de crecimiento endógeno donde el nivel de tecnología, antes dado, va a estar determinado por distintos factores dentro del sistema. La literatura del crecimiento económico no se cierra en estos dos elementos mencionados sino que existe una amplia gama de evidencia empírica que muestra que distintos factores pueden potenciar el crecimiento y, a su vez, ser instrumentos para la elaboración de políticas públicas.  La estabilidad macroeconómica (reducción de la volatilidad y el riesgo agregado en el corto plazo), la promoción de la competencia, la diversificación de productos, las instituciones, la protección de los derechos de propiedad y hasta la preservación del medio ambiente pueden afectar positivamente la economía en el largo plazo. Por cuestiones didácticas, repasemos dos de ellas en esta ocasión: la estabilidad macroeconómica y la preservación del medio ambiente, temas que son recurrentes en nuestra prensa escrita.

Las inversiones en las que incurren las empresas en el largo plazo, como aquellas que involucran grandes innovaciones y las orientadas a mejorar la productividad, son diferentes a las de corto plazo, que responden a la evolución del ciclo económico. Cuando existen restricciones de financiamiento, como en los países en vías de desarrollo, la volatilidad macroeconómica puede sesgar la elección de las empresas respecto a la composición de sus inversiones. Ramey y Ramey (1995), con una muestra de 92 países, hallan que los países que tienen una mayor volatilidad macroeconómica tienen un crecimiento promedio menor. Acemoglu y Zilibotti (1997) explican que esto se debe a que el desarrollo de nuevas industrias requiere de inversiones muy altas (con altos costos fijos) pero que los países con restricciones financieras fuertes pueden financiar solo un número pequeño de ellas. Un número bajo de industrias implica menores posibilidades de diversificación, por lo que las empresas escogen tecnologías menos avanzadas, reduciendo el potencial de crecimiento. Lo cierto es que, en nuestro país, parece haber un consenso en que la estabilidad macroeconómica es un objetivo de política.

En lo que aun no hay un consenso en el Perú es sobre el efecto de la preservación del medio ambiente sobre el crecimiento económico. Existe la creencia de que el crecimiento económico puede tener efectos perniciosos sobre el medio ambiente y que, por esto, o se debe desacelerar a la economía o se debe de poner por encima el crecimiento sobre la preservación ambiental. Sin embargo, la evidencia indica que, en la medida que exista la posibilidad de generar innovaciones en el uso de los recursos naturales,  los costos ambientales del crecimiento pueden irse reduciendo de manera significativa. Popp (2002) estudia la relación entre el costo, las patentes por innovación y las tecnologías de ahorro de energía. Halla que cuando la energía es muy cara, existe una adecuada protección a las innovaciones y existe conocimiento sobre procesos tecnológicos, los altos costos de la energía (precios internacionales, impuestos y regulaciones) hacen que las empresas desarrollen nueva tecnología menos dañina al medio ambiente y a la vez menos costosa.  Entonces, la preservación del medio ambiente, a través de regulaciones efectivas del Estado, afecta la elección del tipo de innovaciones que se generan en las empresas y la economía. A través de los canales convencionales, se potencia el crecimiento económico de largo plazo. Es importante tomar en cuenta que los resultados se invierten (es decir, habría una relación negativa entre la innovación y los altos precios de la energía) si es que no existe un adecuado marco de derechos por la innovación y conocimiento científico, por lo que esta no es una invitación a una regulación excesiva y sin fundamento que eleve los precios de la energía.

¿Qué lecciones se pueden extraer de aquí? El crecimiento económico de largo plazo debería tener un norte mucho más claro en las políticas del gobierno. Si bien existe un consenso en algunos temas, como por ejemplo darle prioridad y presupuesto a temas como la estabilidad macroeconómica (a través del MEF y BCRP), existen otros como salud, educación, libre competencia, derechos de propiedad y patentes, instituciones y medio ambiente en donde el rol del Estado es aún poco efectivo y desordenado. Todavía estamos a tiempo.

1 Comentario

  1. Considero que falta mucho para comentar las “innovaciones en el uso de los recursos naturales” por parte del sector empresarial en nuestro pais, pese a que este es le horizone esencial para que los costos ambientales del crecimiento económico denoen la reducción que se protesta y anhela. Cuando será el día en que podamos comentar la invación tecnológica en el uso y de ahorro de energía. Invertir en la investigación en post de tecnología limpia, al parecer no es una meta del Estado actual, sin embargo, el requerimiento es directo para aquellos que estan mas de una década “invirtiendo en el país” limitandose a extraer y vender, que podria faltarles capital, innovaciones, calidad, más beneficios normativos quizás. En fin, comparto las politicas a largo plazo, puede ser porque ya no estaremos para ver sus resultados y menos aún para las eventuales demandas de las generaciones futuras.

Dejar respuesta