¿Bailando al son de Conga y del Perú?

7
1987

El Perú es un país minero, de ello a nadie le queda duda. Sin embargo, no queda claro qué clase de país minero queremos, formal o informal.

En un principio podríamos creer que es un país que apoya a la minería formal, aquella que cumple con el pago de sus impuestos, que observa las normas laborales (especialmente las referidas a seguridad) y cuyos estándares de cuidado ambiental y responsabilidad social son lo suficientemente altos para que el impacto ocasionado por su actividad sea compatible con el desarrollo sostenible. Sin embargo, luego de ver las entrevistas donde prevalece el NO como consigna, la duda es válida.

Esta duda se genera porque estoy a un 99.99% segura que si en estos momento viniera desarrollándose actividades mineras informales en la misma zona en el que se quiere desarrollar el “Proyecto Minero Conga” (en adelante, PMC), los promotores del paro no hubieran paralizado la ciudad entera y mucho menos hubieran estado dispuestos a perder casi US$10’000,000.00 por cada día de paralización que perjudica especialmente a su región. Lo paradójico de esta situación, es que es a la minería informal  a la que deberían dirigir todos sus reclamos porque está comprobado que es ella, la que más perjuicios, tanto sociales como económicos, genera. Las razones se conocen de sobra.

El supuesto anterior nos deja pensando en la coherencia y en la calidad ética de los “defensores” del agua, recurso que según ellos se vera afectado por las actividades mineras del PMC. Existe acaso un interés real en la protección de nuestro medio ambiente o es que sus “defensores” están movidos por la protección a la minería informal (ya les hicieron el trabajo de ubicar donde está el oro), el protagonismo político, el chantaje al Gobierno Central y a las empresas mineras, y el cumplimiento de falsas promesas a cambio de trabar el PMC.

Realmente no se entiende lo que está sucediendo. La minera ha cumplido con todos los requisitos señalados por las normas aplicables para la aprobación del PMC y contando con un Estudio de Impacto Ambiental (en adelante, EIA) aprobado un año atrás por las autoridades competentes. Sin embargo, los agitadores pretenden desconocer todo ello y traerse abajo un proyecto que involucra una inversión inicial de US$ 5,000,000,000.00 y que generaría ingresos al Gobierno Central y a la región que permitirían financiar los programas de desarrollo e inclusión social que todos los políticos milagrosamente han coincidido que son necesarios, pero que algunos ahora pareciera que mas les importa su beneficio propio y mantener a la población aplastada (cuanto menos progreso, mas posibilidades que este tipo de políticos sean elegidos). Asimismo, el EIA aprobado incluye programas de empleo y  proyectos agrícolas; y contra lo afirmado por quienes se hacen llamar los “defensores” del agua, también incluye proyectos para generar mayores recursos hídricos.

El EIA del PMC, ha sido aprobado tomando en cuenta la gran cantidad de normas minero-ambientales impuestas por nuestro sistema legal así como los estándares internacionales impuestos por los normas que regulan a los inversionistas así como a los bancos que financiaran el PMC. Por tanto, el EIA aprobado propone la implementación de planes ambientales y sociales que reducirán considerablemente el impacto negativo haciendo viable el PMC. No olvidemos que cualquier actividad humana genera impactos en nuestro medio ambiente. La solución no es dejar de desarrollar nuestras actividades; la solución es minimizar en la medida de nuestras posibilidades los impactos negativos de las mismas.

Lo que se necesita es un sistema fiscalizador que funcione verificando que lo escrito y prometido en el papel, se cumpla en la realidad. Es un asunto de responsabilidad directa del Estado (y no de la empresa), motivo por el que todos los reclamos y protestas por fiscalizaciones pobres deberán ser dirigidos al Estado.

Debemos ser sumamente responsables para seguir siendo atractivos a los inversores mineros; debemos exigir a las autoridades regionales que utilicen eficientemente los recursos del canon para que sus frutos posean una vida más larga que la actividad que los generó.

Nota: Ayer luego del envío de este artículo, Minera Yanacocha S.R.L. anunció la suspensión del PMC ha pedido del Gobierno Central. El Presidente Regional, emulando a los opositores del Puerto de Ancón, esta pidiendo una norma que lo declare inviable. Malos indicios. Mal futuro. Felicidad para pocos y mal para muchos.

Compartir
Artículo anteriorAnálisis psicoanalítico de las normas: ¿será posible?
Artículo siguiente"¿Tratados de libre comercio, para qué?", por Eduardo Ferreyros
Soy abogada, socia encargada del Área Corporativa en el Estudio Olaechea, el cual tiene un merecido prestigio logrado gracias a nuestra constante renovación sin descuidar los principios que lo rigen desde su fundación en 1878. Me gradué en la PUCP y también tuve la oportunidad de inaugurar las prácticas de los cursos de Derechos Reales y Personas Jurídicas, además de haber sido Tercio Estudiantil en Letras. Mi práctica en el Estudio Olaechea está vinculada a inversionistas extranjeros lo que me ha permitido conocer muy de cerca sus preocupaciones no sólo legales y además de promover nuestro país. Colaboro con Enfoque desde su edición No. 3 siguiendo de cerca su continuo desarrollo.

7 Comentarios

  1. Una duda: ¿este artículo fue escrito antes de que se publiquen las observaciones del Ministerio del Ambiente al EIA del Proyecto Minero Conga? Imagino que sí porque no hay referencia a las observaciones del Minam, que en gran medida cambiaron el panorama actual de ejecución de la obra. Y creo que también cambiarían el panorama de sus argumentos sobre lo garantizado que estaría el EIA del proyecto Conga. Como afirma el Ministerio del Ambiente, el EIA del PMC solo ha fijado el impacto en la provisión de agua para la agricultura y la ganadería. ¿Qué ha olvidado? El impacto sobre el sistema ecológico por ejemplo. Tampoco ha considerado un impacto sobre posibles filtraciones de los depósitos de relaves, a pesar de que le mismo EIA confirma la existencia de flujos hídricos subterráneos. Entonces no entiendo por qué se afirma que aquel EIA ha respetado todas la normas minero-ambientales y está acorde con estándares internacionales, si tiene vacíos vitales pues afectan directamente al entorno social y ambiental donde se planea la ejecución del proyecto.

    • Hola Juan Carlos,

      Conversé con una persona vinculada al PMC y le expuse tus preocupaciones. Me comentó que el PMC plantea intervenir una cabecera de cuenca, pero no es correcto afirmar que desaparecerá o fragmentará ecosistemas. Tampoco es correcto afirmar que afectará servicios ambientales de manera irreversible. El EIA del PMC ha identificado claramente que las diferentes estructuras naturales encontradas (lagunas, bofedales) brindan servicios ambientales que serán mejorados por las facilidades propuestas en el proyecto. Es así que el principal servicio ambiental, el suministro de agua, será aumentado significativamente con la construcción de los reservorios naturales propuestos, y el manejo del agua será más eficiente, beneficiando los procesos ambientales y los sociales. Los ecosistemas existentes en la zona, compuestos por ciclos de vida animal y vegetal, serán preservados en su totalidad, teniendo un manejo especialmente delicado con las especies identificadas como sensibles, tales como las especies de fauna Thomasomys Praetor (ratón montaraz de Cajamarca) y Pristimansi simonsii (rana), que recibirán un tratamiento técnico y especializado, lo que no sucedería sin la intervención del proyecto o con la mineria informal. El EIA del PMC se responsabilizará de preservar y reproducir estas delicadas especies del ecosistema encontrado, asegurando así su preservación.
      En cuanto al tema de los relaves, me dejó saber que el EIA del PMC presenta un análisis detallado de potenciales filtraciones en 3D para el depósito de relaves. En base a este análisis se definieron los detalles de esta instalación, para garantizar un control adecuado de los flujos potenciales y proteger el entorno. En el EIA se describe, además, el manejo de los relaves y las condiciones geológicas, hidrológicas e hidrogeológicas que favorecen un adecuado control de las potenciales filtraciones.

      Saludos cordiales

  2. María Eugenia.
    Para entender lo que obviamente no está a tu alcance, habría sido necesario que vivas 19 años de minería en Cajamarca, pero en contacto con los problemas ambientales causados por Yanacocha, no en algún círculo intelectual o empresarial tampoco; y para cerrar el círculo, que conozcas la zona de Conga y sus poblaciones.
    Ahora, como tu misma dices, tu análisis y conclusiones se basan en desconocimiento real, y lo peor, en conocimiento indirecto a través de prensa y políticos desfinformados; además de especialistas Cajamaraquinos en estos temas que son pésimos comunicadores, o políticos pésimos defensores como el Congresista Rimarachín que fue pulverizado por Rosa María Palacios cuando acá en Cajamarca la mayoría sabía como refutar a RMP.

    • Estimado Willy,

      Cuando atacamos a la persona no logramos que el debate se enriquezca. Podemos pensar que puede haber un poco de intolerancia que es lo que menos necesitamos para lograr el desarrollo.

      Saludos cordiales,

  3. El EIA fue hecho a la medida de la Minera Yanacocha S.R.L. (Newmont), ellos contrataron a la empresa que lo hizo (obviamente les resultó favorable); cuando se hace referencia al “sistema fiscalizador” eso es lo que todos quisieramos, pero las mineras se lo pasean, así que hagamos de cuenta que es algo inexistente e ineficaz en nuestro país. Además no creo que sea el fin del mundo si suspenden el proyecto, ya llegará otra empresa que no haga un EIA arbitrariamente (esperemos) y no llene de químicos dañinos estas lagunas.

    • Hola Jorge,

      No nos olvidemos que la contaminación que hay en Junin fue realizada por una empresa estatal que posteriormente se privatizó. Debemos aprender a exigir que el Estado cumpla su rol fiscalizador, aunque se que no es fácil.

      Saludos,

  4. Dejando de lado la especulación de que los opositores al PMC y demás proyectos mineros formales apoyan la mineria informal (Ojo, digo especulación por falta de pruebas de que sea así y no por falta de creencia de que efectivamente sea así), ¿podemos concluir que la oposición al PMC responde a un esquema costo-benificio?

    Me explico, el PMC impone un costo a los pobladores de Cajamarca: La extinción de la laguna y lo que ella representa en el departamento. Pero no les otorga beneficio alguno: El canon no les llega, se dliuye en el proceso burocrático.

    Si este esquema fuera cierto, ¿podemos decir que la oposición a Conga y demás proyectos mineros se acabaría al alinear los intereses de la minería formal con el de los pobladores de las zonas afectados? Es decir, atribuyéndoles un beneficio que sea superior al costo que se les impone. Esto es, otorgarles un porcentaje del canon que sea significativametne superior a lo que la afectación a sus tierras representa.

Dejar respuesta