Entrevista a Carlos Alza: Balance general de la gestión de Ollanta Humala

0
378

EnfoqueDerecho.com entrevistó a Carlos Alza, actual director de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la PUCP, sobre las principales políticas implementadas en la gestión de Ollanta Humala y los retos pendientes para el próximo gobierno. 

Enfoque Derecho: ¿Cuáles han sido los principales avances del gobierno de Ollanta Humala?

Carlos Alza: Durante estos últimos cinco años de gestión hemos tenido algunas políticas que son muy claves y que, por supuesto, significan un avance importante; aunque siempre resulta claro que hay que pensar en muchos otros temas pendientes.

Una primera política es la que se ha iniciado a través de la gestión de Piero Ghezzi, y que recoge lo que se llama “La diversificación productiva”. El Perú normalmente ha estado muy mineralizado, ha estado orientado básicamente a la industria extractiva; mientras que lo que tenemos hoy día es básicamente una estrategia de diversificación productiva que incentiva otros sectores: agricultura, manufactura, pesquería, artesanía o el propio turismo. Se trata de otro tipo de economía que nos permitirá salir adelante a través de crear una serie de procesos productivos alternativos y que eliminará la dependencia de la industria extractiva, como hasta ahora ha sido.

Esto nos lleva a un proceso de generación de centros de innovación tecnológica, a la creación de un Instituto Nacional de la Calidad como el  INACAL, que ha sido creado en el año 2015, y a pensar también en las ventanillas del sector de producción desde donde se vienen buscando acelerar plazos de atención para poder viabilizar servicios administrativos y de esta manera promover las industrias y el mercado.

Creo que otro de los temas importantísimos dentro de esta lógica de políticas claves del gobierno ha sido la reforma meritocrática del Servicio Civil. Esta busca convertir el sistema administrativo y la burocracia peruana en una carrera administrativa que tenga en la Ley del Servicio Civil (Ley SERVIR) un espacio organizado de gestión de recursos humanos del Estado. En este sentido, es importante resaltar que más de 240 entidades del Estado ya han iniciado el proceso de adecuación o incorporación al régimen de SERVIR desde el año 2013. Además, esto nos coloca a la par de Colombia y de Costa Rica, por ejemplo, en cuanto a la competitividad global gracias a tener un proceso implementado de régimen de servicio civil para el Perú. ¿Qué nos va a permitir esto? Básicamente 1) ordenar los diversos regímenes de contrataciones presentes en el Estado; 2) tener una carrera de funcionarios que participen en el Estado de manera estable y; 3) que el número de personas que puedan ser nombrados a dedo, como se le llama normalmente, o los denominados cargos de confianza, puedan ser mínimos en el Estado. Lo cual permitirá que la continuidad de los servicios públicos estén asegurados a través de la continuidad del personal. Es decir, que no cambien de manera imprevista según los cambios políticos que se puedan dar (de ministros o funcionarios de alto nivel).

Otro tema clave son las políticas anticorrupción. En mi opinión, hemos tenido algunas bastante importantes, aun cuando falta mucho por desarrollar en este tema. No ha habido en el Perú antes casos como los que hemos tenido hoy en día: redes de corrupción nacionales, autoridades haciendo acciones concreta en materia de corrupción y el inicio de procesos administrativos y judiciales a diversos actores que han intervenido en actos de corrupción. Se han invertido más de 11 millones de soles del Estado en la lucha contra la corrupción y se anunció también una serie de normas y de paquetes legislativos que lamentablemente no han sido aprobados pero que deberían ser revisados por el próximo gobierno. Dentro de estos, el financiamiento de los partidos políticos es clave porque necesitamos garantizar que la acción política esté financiada de manera transparente por los privados y, en algún momento, por el Estado. Ello para evitar que nos convirtamos en lo que llaman un narco estado o un estado capturado por los grupos de delincuencia organizada. Además hay una recuperación de mas de 10 millones de soles a favor del Estado  que adeudaban los sentenciados por corrupción. Ese trabajo ha sido realizado con la procuraduría anti corrupción que con sus dificutades de algún modo ha ido avanzando poco a poco. Necesitamos avanzar, por supuesto, con respecto a la política anticorrupción como una política de Estado que no dependa solo de un gobierno o de la voluntad política de un gobernante sino que se convierta efectivamente en una política de largo plazo.

Yo diría que las reformas en el sector cultura son absolutamente importantes. Estamos hablando, fundamentalmente del área indígena monitoreada por el Viceministerio de Interculturalidad; el mismo que ha tenido enormes avances en materia de lenguas originarias, registrándolas y reconociéndolas. Hemos tenido 27 procesos de consulta previa realizadas en diversos sectores: hidrocarburos y minería, por ejemplo; y eso garantiza una gobernabilidad que por supuesto hay que continuar. Pero un tema que resalta sobre todo es el respeto pleno de los pueblos indígenas originarios en el Perú que merecen ejercer sus derechos absolutamente vigentes.

Otro de los temas importantísimos y que en particular nosotros como Escuela de Gobierno hemos seguido muy atentos en la PUCP es el sector educación, sobre todo las reformas de educación universitaria. Desde el inicio el gobierno de Ollanta Humala se planteó que la inversión por alumno pasaría de 650 dólares a 1200 dólares. Esto lo afirmó el propio Ministro de Educación Jaime Saavedra. Este es, seguramente, uno de los sectores más importantes porque además ha promovido arduamente el tema de inversión en becas a través de Pronabec: más de 100.000 becas y más de 3000 créditos educativos han sido entregados. El aumento de sueldo a 74000 docentes en todo el país es otro elemento y otra herramienta clave de esta política.

La reforma universitaria se ha iniciado con la idea de mejorar el servicio público universitario y también con la idea de empezar a mejorar la producción de los servicio educativos, tanto en primaria como en secundaria. La creación de un delivery unit, una unidad de monitoreo y seguimiento en el Ministerio de Educacion, es, seguramente, una de las estrategias más interesantes para una gestión por procesos en el Ministerio que permita que los materiales educativos y profesores lleguen a tiempo a los colegios.

Finamente, los programas sociales se han articulado a través del MIDIS lo que ha permitido que hoy día tengamos programas sociales que dejen de ser los típicos programas clientelares y populistas que siempre fueron para pasar a ser programas que tienen una visión de generación de mayor libertad, mayor confort y mayor bienestar para la población. Además, tienen un componente de productividad y de incorporación sostenible de la población a la economía, de modo que no son programas simplemente asistenciales sino que también son programas que empoderan a la población y las incorporan al sistema productivo. Todo esto, siempre bajo la idea de que el Estado necesita tener mucha mas visión.

ED: ¿Cuáles son los temas pendientes que el siguiente gobierno debería implementar?

CA: Creería que entre los temas que están pendientes se encuentra el de la violencia contra la mujer: el feminicidio (hay 54 mujeres peruanas que fueron víctimas de feminicidio y hubo también 118 casos de tentativas de feminicidio). Solo en el 2015 ya hubo 95 feminicidios y 198 casos de tentativas. Eso significa que el tema de la violencia contra la mujer es radicalmente importante; un tema que debe ser considerado dentro de las políticas del nuevo gobierno.

Segundo, es el tema de la diversidad sexual, en el que, por cierto, no hemos avanzado. Hay una agenda pendiente en la unión civil, pero sobre todo de políticas públicas sobre la diversidad sexual que no han sido contempladas en el Estado o que no se verifican en la vida práctica ni política, salvo de la salud en tanto gestión de prevención y tratamiento del VIH, y por ahí algunas políticas que tienen que ver con discriminación (sobre todo ordenanzas municipales). Pero no hay una política de Estado, un órgano rector, que quizás debería estar en el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables para poder generar algún tipo de vigilancia en la protección de estos derechos.

Finalmente, el tema de los conflictos sociales y la seguridad ciudadana que son los temas más importantes y urgentes en la agenda de gobierno; además de que las personas tienen una percepción inmediata sobre ellos. Yo diría que estos son importantes pues hay que vincular seguridad ciudadana con participación ciudadana y con cultura, que son los grandes retos de este gobierno entrante respecto a lo que nos deja el gobierno de Ollanta Humala.

No hay comentarios

Dejar respuesta