Compartir
Artículo anteriorVivir y morir en el VRAEM
Artículo siguienteSin Prejuicio - Ep. 4: Renata Bregaglio
Obtener un resultado favorable en un juicio o arbitraje; entender al consumidor y a tu cliente; implementar políticas públicas que causen un impacto, o comprender nuestro rol como abogados y alumnos no depende únicamente de haber seguido la carrera de Derecho. Creemos que conocer cómo piensa el ser humano y qué lo motiva a actuar es esencial para el ejercicio de nuestra profesión. Es por ello que, pese haber estudiado Derecho en la PUCP, nos vemos atraídos cada día más a la Psicología y por todas las herramientas que nos brinda. Desde el Psicoanálisis hasta el Neuromarketing, el Análisis Psicológico del Derecho nos otorga, como abogados, una serie de principios, teorías y explicaciones a las conductas y a las relaciones entre todos los operadores del sistema jurídico (tomadores de decisiones, creadores de políticas públicas, litigantes, alumnos, profesores, entre otros). Así, este blog no es otra cosa que un espacio para compartir nuestras ideas con ustedes. Por ahora somos un equipo de cuatro pero esperamos ser muchos más… Mario Drago y José María de la Jara co-dictan el curso de Análisis Psicológico del Derecho en la Universidad del Pacífico. Mario es Asociado del Área de Regulación y Competencia en Miranda & Amado, y José María es Asociado del área de Litigio Arbitral de Bullard, Falla, Ezcurra +. Carlos Rojas Klauer es Asociado del área de Competencia y Propiedad Intelectual de Lazo, De Romaña & Gagliuffi Abogados y tiene estudios en Psicología del Consumidor de la Escuela de Post-Grado de la UPC.

1 Comentario

  1. Muy bueno José María. Tenemos que seguir sacándole jugo al padre de la Psicología Cognitiva Aaron Beck, que bueno que lo citas!
    Y en cuanto a la ira, me queda muy claro la función de protección. De allí que impone un sesgo a quien la atraviesa que acota su capacidad de análisis. La función de la ira no es pensar. Creo que el “cambio de ritmo” es un estrategia fundamental, porque las emociones tienen “sus ritmos”, y al alterar la conducta, se puede conseguir una alteración de la emoción (siguiendo a Beck). Un genialidad los videos mi amigo, fuerte abrazo!

Dejar respuesta