Se acabó el cuento (se murió Hugo Chávez)

8
810

Si bien el oficialismo ganó las elecciones el pasado 7 de octubre con más del 50% de los votos, la repentina desaparición de Chávez de la escena política, junto con una economía en caída libre le han causado una derrota (casi) absoluta al Partido.

Dos meses después de su victoria electoral, el presidente fue trasladado a Cuba para ser hospitalizado. Fue a partir de entonces que se desató el misterio y, con él, las especulaciones en todas las direcciones acerca de su estado de salud y el futuro del Estado Bolivariano. Viento en contra, el comandante y sus seguidores, necios, intentaron pasar por encima el inminente ocaso del Partido Socialista Unido de Venezuela.

La inaplicación de la Constitución por parte del Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional fue el primer golpe al vacío. Bajo un tal principio de continuidad administrativa –según el cual Chávez estaría continuando el mandato anterior, no iniciando uno nuevo-, se concluyó que la ausencia de Chávez en la juramentación (requisito para tomar el mando de presidente) no se subsumía en los supuestos de falta absoluta ni temporal, por lo cual no debían convocarse nuevas elecciones a pesar de su ausencia. Sin embargo, el retraso de las (inminentes) nuevas elecciones no hizo más que jugar en contra del oficialismo. Chávez no iba a volver al poder, y eso era bien sabido dentro del PSUV. No obstante, las pugnas internas del partido debían ser calmadas para lograr una cohesión suficiente para triunfar en las nuevas elecciones, ahora que el apoyo a la oposición iba creciendo peligrosamente en las encuestas. Si bien Maduro había sido designado por el propio Chávez como su sucesor, las distintas facciones dentro del oficialismo no iban a dejar de defender sus intereses. Estas facciones, compuestas por los militares -Diosdado Cabello a la cabeza-, los pragmatistas, y el partido en sí, eran (y siguen siendo) una bomba de tiempo que amenazaba con fracturar el partido, una vez que su pilar, Chávez, no estaba presente para mantenerlo unido

El tiempo era peligroso también en otros sentidos. En primer lugar, entre más se retrasaba el proceso electoral, más lejana quedaba la euforia generada en la población por el triunfo electoral de Chávez. Más importante aun era el factor económico. En el último año y con miras a las elecciones, Chávez llevó el gasto público a niveles masivos. El despilfarro trajo un déficit fiscal de 15% del PBI y una escasez alimentaria de 16.3%. Medidas como la devaluación del bolívar, que se llevó a cabo hace unas semanas, y la reducción del gasto público son urgentes e incuestionables para salir de la crisis financiera. Sin duda, que el oficialismo tenga que ejecutarlas antes de las elecciones tendrá un alto costo en popularidad.

Sin embargo, Chávez volvió a Caracas inesperadamente y la euforia de su triunfo electoral, ya difusa, volvió a aclararse. Pocos días después, no obstante, surgieron rumores acerca de una posible muerte cerebral del presidente. Más allá de los hechos en concreto, el estado de salud de Hugo Chávez se mantuvo como una incógnita a lo largo de la historia, hasta hoy.

¿Qué pasará ahora que se ha acabado el misterio? Para comenzar, los efectos de una Venezuela sin Chávez pueden rebotar hasta Cuba. Desde comienzos del 2000, Venezuela ha subsidiado en petróleo a Cuba con aproximadamente 100,000 barriles diarios (el equivalente a $4 mil millones anuales). Seguramente que las condiciones económicas cada vez más duras en Venezuela no van a permitir al siguiente mandatario continuar dándose ese lujo, lo que aumentará en Cuba la presión para ejecutar las reformas necesarias.

En cuanto a Venezuela, el chavismo será solo una sombra. El PSUV no será lo mismo sin Hugo Chávez. El tiempo ha jugado en contra del partido, fraccionándolo y debilitándolo frente a una oposición cada vez más fuerte. La economía exige reformas urgentes de las que el partido no podrá escapar. El Estado Bolivariano no ha sido más que la personificación de un Chávez mítico, heroico. La retórica de Chávez ha sido una fábrica de justificaciones para cada desenfreno cometido durante su mandato. No habrá nunca chavismo sin Hugo Chávez.

Que en paz descanse, comandante; su país será libre.

8 Comentarios

  1. ¿Una derrota (casi) absoluta al Partido? ¿Una oposición cada vez más fuerte?. Con todo cariño, Yo viví 2 años en Venezuela (2009-2011), trabaja mejor tu información (alterna fuentes) y genera un análisis más profundo, tienes un punto de vista endeble, desde una mirada holística; es decir, pones un dato específico y escribes una opinión de cada uno como si fuera un dato concreto, pero las opiniones debes remarcarlas, desapacionarlas y organizar mejor tus ideas. Saludos

    • A:

      Cuando hablo de una derrota casi absoluta del partido y de una oposición cada vez más fuerte me refiero básicamente al crecimiento significativo en votos a la oposición en las elecciones del 2012 en comparación a las del 2006. El año pasado Chávez alcanzó 55% de los votos y Capriles 44%, mientras que en 2006 Chávez ganó con 62,84% y la oposición (Rosales) sólo llegó a 36,9%. Esto es una diferencia de 10 puntos porcentuales frente a una de 25 en las elecciones pasadas. Esta vez, la oposición creció en 2 millones de votos con respecto al 2006. Chávez, por su parte, sólo creció en 752.976 votos.

      Aparte, el comportamiento escandalosamente ambiguo de la Asamblea Nacional y el TSJ (violación de la Constitución, negación a designar una junta médica para que establezca el estado de salud de Chávez, etc.) ha debilitado -y por lo tanto fortalecido a la oposición- al partido en los meses de ausencia de Chávez. Aparte que las facciones internas del partido no se mantendrán en calma sin Chávez. Maduro no tiene suficiente apoyo de los militares; Cabello desconfía de su radicalidad. Pero Cabello tampoco tiene el apoyo popular que sí tiene Maduro. Ambos, por separado, no son suficientemente fuertes para enfrentar a la oposición. Si se mantendrán en calma y unidos, ya se verá.

      Ahora, digo que es una derrota casi absoluta del psuv porque existe la posibilidad de que triunfe en las elecciones (sobre todo ahora que Chávez ha muerto y puede aprovechar la ola emocional para buscar una ‘reivindicación’ del presidente en los votantes). Sin embargo, y como lo afirmo arriba, el psuv no será lo mismo sin Chávez, dado que no podrá escapar de las reformas urgentes que deben hacerse para salir de la crisis y no contará con la carisma y retórica de Chávez para mantener el apoyo incondicional de la población. Chávez fue un caudillo, y no hay chavismo sin su caudillo. Si Maduro gana, su gobierno no podrá continuar con el chavismo en sentido estricto.

      En cuanto a tus críticas de estilo y análisis, muchas gracias, las tomaré en cuenta.

      Saludos!

  2. Interesante artículo, sin embargo, empieza con una contradicción. ¿Cómo es posible que el PSUV sufra una derrota -casi- absoluta, ganando las elecciones que se vienen? Si la respuesta es que no hay Chavismo sin Chávez o caudillismo sin caudillo, creo que no se contesta nada. Si la respuesta apunta a que el oficialismo deberá realizar las reformas económicas necesarias para poder afrontar los problemas en Venezuela, pues el PSUV también lo podrá hacer, sin deslindar del programa chavista. ¿Cuán diferente crees que sean los Gobiernos de Capriles y Maduro? Yo creo que más allá del recorte al subsidio económico a otros países, no mucha, ¿no te parece? ¿O crees que Capriles y compañía se arriesgarán a recortar los programas sociales en Venezuela? Ariana, con mi comentario no busco defender el régimen chavista, pues también lo critico, sin embargo, creo que el vaticinio que haces con respecto al futuro del PSUV es errado.

    Una cosa es lo que quieras que pase y otra lo que realmente pasará.

  3. Saulo:

    Cuando me refiero a que el chavismo ha sido casi derrotado no me refiero -como comento también más arriba- a una derrota electoral. Coincido con que Maduro tiene todas las de ganar en las elecciones que vienen. La derrota, en mi opinión, tiene que ver con que el modelo chavista o “socialismo del siglo XXI” no va a poder sostenerse en el largo plazo. Esto porque el estado económico de Venezuela requiere reformas improrrogables que contradicen frontalmente con las bases del chavismo. Quien sea que se haga de Venezuela no va a poder continuar con la diplomacia petrolera chavista a largo plazo. Esto, ojo, no quiere decir que el discurso chavista -anti yankee y populista- vaya a desaparecer. Por el contrario, creo que éste va a ser radicalizado aún más por Maduro como mecanismo de defensa ante la inseguridad que implica llenar tan grandes zapatos. Sin embargo, el socialismo del siglo XXI, o el programa chavista (económicamente hablando) no será sostenible para siempre.

    El gasto público masivo mediante el cual se han ejecutado los programas sociales que comentas depende altamente del petróleo, cuya producción viene cayendo en los últimos años. Esto, sumado a las condiciones económicas, querámoslo o no, no permitirán seguir sosteniéndolo. Por ello no creo que los gobiernos de Capriles y Maduro tengan que diferenciarse dramáticamente en términos económicos (otra cosa es si hablamos del discurso político); sin embargo, la política económica que se deberá aplicar a largo plazo sí deslindan -y dramáticamente- del programa chavista. Si no, ¿cómo crees que podrán mantenerse intactos los programas sociales que implican un gasto público masivo si se realizan recortes?

    Saulo, siento mucho si mi artículo se entendió como una expresión de mis deseos; sin embargo, todo lo que afirmo -que es, por supuesto, sólo mi opinión- está fundamentado ahí mismo.

    Gracias por tu comentario!

  4. Según tú, los otros modelos de los países de la región no se sostienen en los recursos naturales? por favor…… La riqueza de los recursos naturales – que es de toda la nación- justamente sirve para promoveer a toda la nación de lo que le fue negado siempre… salud, vivienda y educación basicamente… estos activos sociales permitiran que la gente pueda competir en la misma situación… igualar a la gente para qu el mercado no sea tan salvaje a la hora de competir….. es verdaderamente lamentable creer que el camino viable del país es restringir el gasto en época de expansión y condenar a la gente a la miseria hasta que el por allí surja un mercado -inexistente- que los incluya, Eso pasa cuando se cree que el perú, colombia o chile viven en riqueza por su modelo económico… cuando la economía se basa en la extracción minera.

  5. Estimado JJ:

    Gracias por tu comentario. Desgraciadamente, los precios del petróleo gracias a los cuales Chávez ha gastado sin límite no serán así de altos para siempre (y eso es perfectamente verificable). ¿Cómo crees tú que un país que tiene un aparato productivo prácticamente nulo podrá seguir sosteniendo una política de gasto público masiva sin ayuda del petróleo?

    En cuanto a lo que mencionas acerca del Perú, la extracción minera a la que haces referencia como causa de la riqueza de nuestro país es de carácter privado; ergo, la riqueza responde a nuestro modelo económico de libre mercado.

    Saludos

Dejar respuesta