Entrevista a Erick Iriarte sobre los delitos informáticos en el proyecto de reforma del Código Penal

0
456

En la siguiente entrega, Enfoque Derecho entrevista a Erick Iriarte, abogado y socio de Iriarte y Abogados, sobre los delitos informáticos en el proyecto de reforma del Código Penal.

ED: ¿Cuáles son las diferencias que existen entre la tipificación de los delitos informático en el proyecto de reforma del Código Penal y cómo están tipificados en el actual Código Penal?

EI: En el Perú la legislación sobre delitos informáticos tiene 16 años. La primera versión fue del año 2000 que sufrió un proceso de reforma en el año 2013 – 2014. La reforma o la actual ley de delitos informáticos es un “pan con mango”, por llamarlo de alguna manera. No se hizo articuladamente para mejorar lo que ya había sino que fue un proceso de replanteamiento como si el entorno digital por ser entorno digital requiriera una regulación per sé.

A nivel internacional desde el año 2001 se ha venido trabajando lo que es el Convenio de Budapest. Este es un convenio internacional pensando que el ciberespacio es un espacio transfronterizo y que requiere cooperación entre diversos países. Todo el trabajo de diversos países de América Latina estuvo enfocado en hacer que el acuerdo de Budapest fuera lo primero que firmaran los países. Perú no lo ha firmado. Por lo tanto, cualquier reforma que haya hecho en el medio tendría que haber ido alineado con el acuerdo para no salirse de acuerdos internacionales, relación con otros países, entre otros. Sin embargo, el proyecto del 2013 que es la ley vigente no sigue al Convenio de Budapest. Al no seguir el Convenio, lo que hicieron fue crear una nueva serie de tipificaciones que mezclan dos conceptos: delitos informáticos, los que atacan el bien jurídico información, y delitos por medios informáticos, que es la utilización de tecnologías en otros delitos. Siendo así, la legislación vigente no sigue el lineamiento internacional, crea artículos fuera del Código Penal, y los que estaban en el Código Penal, que son los artículos 207 a), b) y c), que sí eran  tipificados por el bien jurídico información son eliminados. Con lo cual el proyecto de reforma del Código Penal se basa en los viejos artículos del año 2000 siguiendo la misma línea. Ampliando algunas otras cosas nuevas, pero alineado a lo que antes había.

ED: ¿Esta falla en los delitos informático a través de medios digitales responde a los avances tecnológicos y eso implica de que siempre se encuentre desfasada la tipificación del delito?

EI: Es cierto, pero por eso no se tipifica la tecnología, sino el hecho. Por ejemplo, en la ley actual de delitos informáticos, uno de los delitos que se agregó en la primera versión antes de una modificación que se colocó allí a los meses, coloca el delito de grooming, que es el acoso por medio digital. Pero cuando ibas al código penal, no había delito de acoso. En otras palabras, si era digital, era delito y si no era digital, no era delito. No entendieron que el problema no era la tecnología, sino la conducta humana. La tecnología resulta un agravante en mucho de los delitos y esa falta de entendimiento durante mucho tiempo llevó a muchos expertos a decir que debía de haber un Código Penal Informático. Es decir, como si de pronto las conductas, por el hecho de que fuera internet, cambiara el delito en sí. Un homicidio es un homicidio por internet o no. Por ejemplo, meterte al sistema de un hospital, en el sistema ir al control de medicinas en la gente que está en una cama y cambiar la dosis. Finalmente es un homicidio, el hecho que sea por internet no lo convierte en un homicidio informático. Esta vieja visión conlleva a regulaciones de este tipo. El problema en si es no entender que la problemática son conductas, el hecho informático no es más que un agravante o un instrumento.

Si la conducta es nueva hay que regular o tipificar como la conducta de hacking, cracking o sabotaje porque eso no estaba tipificado fuera del entorno digital. El entorno digital trae cosas nuevas como dominio, firmas digitales pero muchas otras cosas que ya estaban dentro de la legislación. Te lo pongo de una manera muy concreta: Brasil, en los últimos 15 años, sin ley de delitos informáticos, debe haber tenido uno 60 mil casos que tienen que ver con temas digitales. El Perú con una de las legislaciones más antiguas del mundo, la del año 2000, en los mismos 15 años no ha tenido 200. El problema no es la legislación, el problema es el desarrollo de capacidades en jueces y fiscales.

ED: Usted cree, entonces, que esto es innecesario en el sentido que gran parte ya se encuentra tipificado en otros delitos.

EI: Hay cosas nuevas, evidentemente, como el tracking, hacking, sabotaje que están claramente determinados, y muchas de las cosas que tiene el acuerdo de Budapest ya se encontraba en nuestra legislación. Claro, había que adecuar, pero hacer un Código Penal Informático o crear tipología solamente porque el instrumento lo vuelves el core del delito. O sea, la diferencia de una estafa por medio de internet, que puede ser un fishing, con una estafa en vivo y en directo es el medio. No el hecho de la estafa. Ese es el error conceptual que está detrás.

ED: ¿La solución iría por suscribir el acuerdo de Budapest?

EI: Yo he trabajado durante años por eso. De hecho, el Perú, además, ha liderado desde el año 2005 un equipo de trabajo a nivel internacional para la suscripción del acuerdo de Budapest. He sido parte de ese equipo. Sería, entonces, un contrasentido que el Perú legisle algo que contradice el acuerdo de Budapest. Pasa también porque el desarrollo de los temas digitales en el Perú no están centralizados. El Ministerio de Justicia hace una cosa, la Cancillería estaba trabajando el convenio de Budapest, el Ministerio de Defensa tiene acuerdos con UNASUR. Esa divergencia pasa porque no hay una institución encargada del tema digital en el Perú.

ED: En un tema más practico, ¿soluciona algo esta nueva tipificación o en realidad solo deviene en una confusión para los jueces?

EI: Los más puristas del tema de delitos informáticos te dicen que se debe volver a la pureza en el delito informático solo es aquel que ataca el bien jurídico información. Los más pragmáticos, a los cuales me sumo, dicen que ya tenemos una legislación. Lo único que va a ser esta es derogar lo poco que ha durado que tiene menos de doce años y que no tiene efectos prácticos.

Uno de los problemas es que la gente no denuncia los delitos informáticos. Un 80% de los casos son del entorno familiar: la chica que le quitó la clave al ex novio, la esposa buscando una infidelidad en el celular del esposo. Los casos denunciados son, en realidad, porque la gente no sabía qué hacer. No encontraban una solución alterna. Creo que la nueva tipificación va a ser un problema mayor para lo que ya tenemos que es, de por sí, un problema.

Lo que a mi me asombra mucho es que estemos en un entorno digital que tiene 25 años en el Perú y que a la fecha no haya una entidad encargada por parte del Estado de estos temas. Como no hay una entidad encargada, todos tratan de hacer su mayor esfuerzo. El Perú tiene más de dos mil normas, desde el año 90 en adelante, que tienen que ver con temas digitales en alguna forma. Es decir, tiene desde leyes hasta circulares, muchas de ellas contrapuestas. Hechas por organismos diferentes en temas diferentes.

No hay comentarios

Dejar respuesta