Retroceder nunca, rendirse jamás

0
368

Este noviembre fue presentada la nueva versión del portal web “Enfoque Derecho” en el Auditorio de Derecho de la PUCP. Presentación que no sólo hizo gala de una buena organización, sino también de un buen contenido en los temas que fueron tratados por los diferentes asistentes.

Variopintos temas fueron discutidos y a raíz de todo lo escuchado, pensaba en la facilidad con que muchos encuentran justificaciones y excepciones con el fin de transgredir principios constitucionales. Primacía del corto plazo.

Como bien sabemos los que estamos relacionados al mundo del derecho y deberíamos procurar que los que no lo están lo sepan; la Constitución es nuestro cuerpo legal supremo, el más importante al estar en el primer lugar de la pirámide legal que rige nuestro sistema jurídico. Entonces, de acuerdo a ello, no debe existir ningún supuesto que permita pasar por encima de sus principios.

Sin embargo, a lo largo de nuestra historia hemos podido apreciar que lo descrito se ha presentado no en una, sino en varias ocasiones. Así hemos sido protagonistas, en ocasiones como principales y en otras, como secundarios, de situaciones contrarias a lo contemplado por los principios constitucionales.

Recordemos como con la Reforma Agraria se olvidó por completo el respeto a un derecho constitucional (y humano): el de la propiedad. Se dijo que debía ser propietario de la tierra a aquel que la trabajaba y no de aquel propietario que la tenía por legítimo derecho. Aquel olvido le genero al Perú un atraso en su desarrollo de 50 años, sino es más. Hasta hoy pagamos las consecuencias.

Quien no recuerda los famosos “chuponeos” una clara y tosca muestra del poco respeto a uno de nuestros derechos básicos, nuestra intimidad. La consecuencia inmediata: una sensación de inseguridad máxima. Mas aún cuando estos se editan y son sacados de contexto.

Como olvidar la esterilización forzada a la que fueron sometidas tantas mujeres de bajos recursos durante el Gobierno de Alberto Fujimori. Este hecho bien podría ser de ficción; pero sus rezagos nos demuestran que fue una dura realidad. Se vulneró el derecho primordial de todo ser humano, el principio básico de todo ordenamiento jurídico, el de la vida.

Lo grave en todas las vulneraciones constitucionales anteriores, es que han sido llevadas a cabo con muy ‘buenas’ justificaciones e incluso mediante la creación de normas legales que amparaban dichos actos. Con ello deberíamos entender que el asunto no es si pueden vulnerarse o no los principios o derechos contemplados por la Constitución; el asunto, está en encontrar una justificación vendedora, que nos haga creer a todos que el acto transgresor no es tal y que su finalidad es obtener un beneficio mayor que el obtenido con el respeto del principio o derecho constitucional.

En un panorama donde la Constitución, madre de todo sistema jurídico, no es respetada a cabalidad, la seguridad jurídica se pone en juego, y ésta es esencial para que una sociedad avance social y económicamente.

Asimismo, lo que estamos viviendo nos demuestra que la seguridad jurídica es primordial para atraer inversiones al país, porque, como es lógico quienes desean invertir, buscan hacerlo en un clima seguro en donde se respete lo escrito y acordado. Tengamos siempre en cuenta esto para que no haya un retroceso en todo el camino avanzado por nuestro país.

Compartir
Artículo anteriorLa evolución de la práctica del Derecho en el Perú
Artículo siguienteEl equilibrista desorientado: sustituyendo al mercado por la justicia social del Indecopi
Soy abogada, socia encargada del Área Corporativa en el Estudio Olaechea, el cual tiene un merecido prestigio logrado gracias a nuestra constante renovación sin descuidar los principios que lo rigen desde su fundación en 1878. Me gradué en la PUCP y también tuve la oportunidad de inaugurar las prácticas de los cursos de Derechos Reales y Personas Jurídicas, además de haber sido Tercio Estudiantil en Letras. Mi práctica en el Estudio Olaechea está vinculada a inversionistas extranjeros lo que me ha permitido conocer muy de cerca sus preocupaciones no sólo legales y además de promover nuestro país. Colaboro con Enfoque desde su edición No. 3 siguiendo de cerca su continuo desarrollo.

No hay comentarios

Dejar respuesta