Incesantes lluvias, inundaciones, viviendas destruidas y un largo rosario de dificultades son tristes postales de muchas regiones del Perú, en especial las del norte del país. El temporal de excesivas precipitaciones, llamado “Fenómeno del niño costero”, ha mostrado cuán endebles somos frente al embate de la naturaleza. Pero también ha abierto una veta del cual emergen posibles casos de corrupción en la construcción de infraestructura pública: la caída del puente Talavera -que unía a San de Lurigancho y El Agustino- o la inutilidad de la planta de tratamiento de agua de Huachipa, ambos en Lima, son recordatorios de que algo se está haciendo mal. Por ello, en el presente editorial, analizaremos qué está fallando en los sistemas de supervisión de obras públicas y, a partir de esta constatación,  propondremos quiénes deberían ser los verdaderos encargados de esta tarea.

El último reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN)[1] alerta de 290 puentes afectados en todo el país, incluidos los distritales y vecinales. El mismo documento llama la atención de 36 puentes afectados en vías nacionales, de los cuales 7 han sido interrumpidos por el colapso de sus estructuras, es decir, han dejado grandes sectores en total aislamiento. De esta masa de infraestructura afectada, es de especial significación, a modo de ejemplo, la caída del puente del paso a La Legua en Piura[2]. Habilitado en octubre 2015, tras la inauguración del ramal IIRSA Norte, construido por Odebrecht Latinvest[3], luce hoy derrumbado en parte de su tramo. Es decir, en menos de dos años, sus bases fueron arrasadas por el río. Esto, a la luz de los hechos, se ha convertido en una constante en todo el país.

En vista de lo mencionado, dentro de todas las inconsistencias de los procesos de licitación o concesión del Estado, resalta el aspecto del control de la ejecución de obras. En efecto, según el Decreto Supremo N°184-2008-ef, Reglamento de la Ley de Contrataciones del Estado, existen dos actores de supervisión en cada proyecto: el inspector y el supervisor. El primero es, según el artículo 193° del citado reglamento, el profesional, designado por la entidad del Estado correspondiente, encargado de velar, directa y permanentemente, por la ejecución correcta de la obra, así como el cumplimiento estricto de ella.  El segundo, será una persona natural o jurídica especialmente contratada para tal fin. En ambos casos, deberán ser ingenieros o arquitectos, según la naturaleza de los trabajos, con 2 años de experiencia mínima de ejercicio profesional.

En la práctica, encontramos que el supervisor ha tenido mayor protagonismo que el inspector. Esta situación genera que gran parte de los problemas identificados en el proceso de licitaciones de ejecución de obra también se encuentren presentes en los de licitación de la supervisión. Por citar solo uno, no es de extrañar que los casos de corrupción que involucran a contratistas de obras y funcionarios del Estado también se repitan en el caso de los supervisores de obras; después de todo, muchas de las empresas que brindan los servicios de construcción también ofrecen los de supervisión.

Ante este panorama, resulta indispensable, en el corto plazo, brindarle todas las herramientas legales y logísticas posibles a los órganos encargados de verificar el idóneo desarrollo de la ejecución y supervisión  de obras, en todas sus fases –tales como el OSCE o la Contraloría General de la República–, a fin de lograr mejores resultados en cada proyecto de infraestructura. Asimismo, es necesario recalcar que se debe ser tan estricto con las sanciones, en caso de incumplimiento, con los ejecutores como con los supervisores. De esta manera, podemos evitar que “puenteen” al Estado y, sobre todo, a los más necesitados.


[1] https://www.mindef.gob.pe/informacion/documentos/BOLETININFORMATIVO82.pdf Consulta: 24 de marzo del 2017.

[2] http://larepublica.pe/sociedad/828192-ocho-personas-heridas-tras-caida-de-un-puente-en-piura

[3] https://www.iirsanorte.com.pe/iirsa-norte-inaugura-via-de-evitamiento-e-intercambio-vial-piura/

Compartir
Artículo anteriorEnfoque Semanal: del 20 al 26 de marzo
Artículo siguiente¡Qué palta!
Director: Uber López | Consejo Editorial: Carlos Valverde, Darío Rodríguez, Flavia Martínez, Julio Casma, Lucía Varillas, Marcelo Castilla. Las opiniones expresadas en este artículo editorial representan únicamente las del consejo editorial de Enfoque Derecho, y no son emitidas en nombre de la Asociación Civil THĒMIS ni de ningún otro de sus miembros.

No hay comentarios

Dejar respuesta