Entrevista a Alonso Tufino, coordinador de Generación +1

0
588

Desde Khuska entrevistamos a Alonso Tufino, coordinador del proyecto Generación +1, quien resalta la importancia del rol que tienen los jóvenes en la implementación de proyectos que permitan un desarrollo humano sostenible. 

Entrevista realizada por Cyndel Caballero, miembro de Khuska. 

CC: ¿En qué consiste Generación +1? ¿Cómo nace?

AT: Nace de la iniciativa de Libélula en el año 2012 con la marca +1. Luego de tres años, la empresa reconoce que era importante transitar hacia un enfoque de desarrollo humano sostenible en donde los jóvenes sean la prioridad para movilizar una sociedad más sostenible y resiliente al clima. Entonces, llegamos Melisa y yo en abril del 2014, y con nuestra experiencia desde Munay replanteamos la estrategia que tenían con jóvenes que era +1  por el mundo y desarrollamos en Generación +1. En principio íbamos solo a implementar Talento +1 para el 2014, pero luego de  implementado Talento +1 diversificamos la línea de acción en tres: formación, emprendimiento y participación. Talento +1 responde a la línea de formación, Embajadores + 1 responde a la línea de participación crítica y Laboratorio + 1 responde a la línea de emprendimiento sostenible.

CC: Si bien la finalidad del proyecto es la de contactar a la mayor parte de jóvenes peruanos para, de manera conjunta, concientizarnos y realizar cambios concretos, sabemos que ello no es una tarea sencilla, ¿qué mecanismos están empleando para lograr dicho objetivo? ¿Qué estrategia usan para materializar los programas en cada región?

AT: Bajo el enfoque con el que estamos trabajando desde el año pasado, Generación +1 reconoce al joven en tres dimensiones. La primera dimensión como oficiario, la segunda dimensión como aliado, y la tercera dimensión como agente de transformación. Entonces, la materialización  del desarrollo personal o colectivo del joven está marcado en esos tres pilares de trabajo. En principio, nuestra escala de trabajo desde Talento +1 fue a nivel nacional, convocando a 20 jóvenes y finalmente trabajando con 16. Solo nos focalizamos en algunas regiones porque sabíamos que era complicado que los jóvenes puedan participar en Lima durante 6 meses en el programa Talento +1. Pero ahora, teniendo en cuenta que tenemos más experiencia en la gestión de talento humano de jóvenes que significa reconocer sus competencias, conocimiento, actitudes y algunos principios, nos animamos a escalar esta propuesta a nivel regional. Es por ello, que ahora desde Embajadores +1, que es la segunda iniciativa de Generación +1, estamos trabajando con chicos de Venezuela, Argentina, Paraguay, México, Costa Rica, Panamá, y Perú.

CC: ¿Y todos ellos están en Lima  por el programa?

AT: No, en la modalidad virtual están participando todos, incluyendo a los que no están en Perú;  y en la modalidad presencial los peruanos evidentemente. Todos nos vamos a juntar en el hito más importante del proyecto Embajadores +1: el seminario internacional de Embajadores +1 que es en la última semana del mes de agosto. Aquí, vamos a buscar sentar la hoja de ruta de incidencia y comunicación sobre  cambio climático en el Perú y en la región desde los jóvenes

CC: ¿Y todo eso se hace con ayuda de Libélula, o de otras empresas o proyectos también?

AT: Implementamos Embajadores +1 desde Libélula, pero nuestros principales aliados son la fundación Konrad-Adenauer Stiftung, ellos tienen un programa regional sobre seguridad energética y cambio climático para América Latina. El segundo aliado es Clima de Cambios de la PUCP. Y nuestros apoyos o respaldos es el PNUD, especialmente la oficina de medio ambiente, y el frente público con el Ministerio del Ambiente encargados de las coordinaciones de la COP 20.

CC: ¿De qué manera se complementan los programas Talento +1 y Embajadores +1?

AT: Desde la posición metodológica y pedagógica, todas las lecciones aprendidas u oportunidades de mejora de Talento +1, las estamos repitiendo en Embajadores +1, lo cual es un logro, porque estamos implementado el segundo proyecto de la comunidad teniendo en cuenta fortalezas y oportunidades de mejora del programa anterior.

Sobre los participantes de Talento +1, que egresaron en  enero de 2015, algunos de ellos de manera voluntaria están acompañándonos y nos van a apoyar en implementar las líneas de comunicación e incidencia hasta el mes de noviembre. Entonces, el legado de la primera promoción está poniendo en valor este nuevo proyecto.

La pregunta de cómo se complementa la formación, que es el eje de Talento +1, con la formación orientada a la acción dividida en incidencia y comunicación, es bien simple. Esto se debe a que la formación que han recibido los jóvenes de Talento +1, el año que ha pasado, la están recibiendo de manera óptima y en tiempo récord los Embajadores +1. La diferencia sustancial es que, mientras en Talento +1 era un proceso de aprendizaje pleno durante 6 meses, el programa Embajadores +1 ahora se complementa con algunas misiones, las cuales buscan incrementar en la opinión publica el tema de. cambio climático e incidir en actores claves o de interés a nivel nacional o regional. Todo ello con el objetivo de que  haya una mejor participación de los jóvenes en la construcción del país, o de lo que se conoce en la política pública peruana como INDC, que son los compromisos que los países miembros de las Naciones Unidas, van a presentar y están presentado a la secretaría de la  Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático para de este año.

Y lo segundo es que la comunicación e incidencia que hagan los Embajadores +1 es para poder trazar una hoja de ruta de cómo vamos a identificar esos compromisos post el acuerdo 2020 que es a partir de lo que se  alcance en el protocolo de París hacia el 2020.

CC: ¿Cuál es la forma en la que los participantes de los programas y la comunidad en sí promueven y aplican el desarrollo sostenible?

AT: Como colectivo se definieron ciertos proyectos. Uno de ellos fue la “Casa +1”  que consistía en implementar una casa que sea autosostenible y que tenga todas las condiciones para proponer mitigación y adaptación. La segunda fue “Huella +1” que tiene el propósito de identificar la huella de carbono de cada persona y ver las maneras de compensarla o reducirla. La tercera fue “Educa +1” que es un piloto de formación a otros jóvenes sobre cambio climático. Y además de ellos está cada proyecto de los jóvenes egresados de Talento +1, generados a lo largo del programa, los cuales adaptan la ejecución de acuerdo a  las actividades que realizan diariamente. Muchos de ellos son estudiantes o están empezando a trabajar.  Algunos, de manera voluntaria, como te comentaba,  quisieron  contribuir con la implementación de Embajadores +1.  Es así como ahora tenemos  mentores  en temas de cambio climático  que se encargan de un grupo de los Embajadores+1, con la finalidad de impartir sus conocimientos y dar a conocer sus experiencias. Así se trata de vincular los proyectos generales con los particulares de los egresados.

CC: ¿Cuál es la relación que mantiene Generación +1 con las universidades y el gobierno?

AT:  Si desde Generación +1 buscamos incidir y comunicar de abajo hacia arriba, nuestra relación no es de oposición, sino de sentar una posición concreta sobre un tema específico. En este caso,uno de los temas de medio ambiente, que es cambio climático, es en donde hemos centrado nuestra estrategia de comunicación e incidencia. Entonces, nuestra relación con el gobierno es más de observación, más de vigilancia y más de propuestas. Un ejemplo, hace un mes el gobierno peruano presentó a la opinión pública su propuesta de INDC o contribuciones nacionales determinadas. Nosotras como Embajadores +1, lo que hicimos fue revisar la propuesta técnica, brindar nuestros comentarios técnicos sobre la propuesta en términos de mitigación y adaptación y hacer evidente que en esa propuesta técnica, que el gobierno peruano acaba de presentar, los jóvenes tenemos una posición importante en el proceso de construcción de la misma.

Con las universidades tenemos una relación en donde ellos son los aceleradores de las iniciativas que implementemos desde Generación +1. Desde la amplificación de las convocatorias, la gestión de sus docentes para que nos apoyen en los programas que estamos implementando y en cuestiones logísticas para poder implementar los espacios de formación y de acción. Pero no es que tengamos o hayamos firmado convenios con algunas universidades. De hecho, la relación que se da en las universidades es porque conocemos gente joven que hace el vínculo y nos facilita espacios y otros.

CC: ¿Cuál fue su participación en la COP 20 y cuáles son sus proyecciones para la COP 21?

AT: En la COP 20 fuimos el único grupo organizado que, de manera informal, en los espacios de la COP 20 promovió un diálogo con diferentes jóvenes del Perú y otras partes del mundo, porque en la COY 10 el diálogo fue muy limitado y la agenda estaba impuesta por el equipo organizador. Entonces, lo que rescatamos de la COP 20 es que, si bien es cierto no pudimos incidir en las negociaciones porque no tenemos una capacidad de movilización enorme en todo el país, pudimos conocer a los actores claves jóvenes de otros países con los que actualmente mantenemos una buena relación.

Y en relación a la COP21, Embajadores +1 tiene como propósito y como ítem final mostrar en la COP 21 la posición juvenil de Latinoamérica y el Caribe en las negociaciones, en el espacio de la COY 11 y el algún otro que pueda salir durante la COP 21

CC: La finalidad entonces es que todos los participantes de Embajadores +1 puedan llegar a París y expresar los puntos de vista que ahora están formulando.

AT: No, de hecho va haber  una delegación peruana conformada por el Ministerio del Ambiente y otros jóvenes. Lo que queremos hacer es que dentro de esa delegación haya jóvenes de Embajadores +1 que puedan difundir nuestra posición.

CC: Hay muchos jóvenes a los que les encantaría realizar las actividades que Generación +1 propone, pero quizás no sepan cómo empezar, ¿qué les recomendarías?

AT: Tres cosas. La primera es conocimiento, a través de asesorías, talleres de trabajo. Lo segundo es tener una visión identificada, pues si no construyes una visión de hacia a dónde quieres ir, no vas a tener una meta fija. Y lo tercero, es un eficiente grupo de trabajo, sólido, una motivación grupal en sentido de aprendizaje.

No hay comentarios

Dejar respuesta