Versus: Financiamiento público de los partidos políticos

1
609

Enfoque Derecho presenta nuevamente el Versus, una confrontación de ideas entre Fernando Tuesta, politólogo y especialista en temas electorales, y Guillermo Cabieses, abogado y profesor de Derecho y Economía, donde discuten en el marco de la #SemanaDeLaReformaElectoral, si los partidos políticos deben ser financiados con fondos públicos.

Al respecto, Fernando Tuesta señala que: “El tema es que la política cuesta, y ahora más. Los partidos políticos carecen de recursos y los gastos de campaña encarecen mucho. Ante eso, surge la necesidad de los partidos de buscar financiamiento y los pueden encontrar de dos maneras: de forma legal o ilícitamente. En cualquiera de los dos casos, nadie da dinero por nada”.

Mientras tanto, Guillermo Cabieses argumenta que: “No corresponde que los fondos que utiliza el Estado para las labores que le son propias, como por ejemplo, la seguridad o la administración de justicia, sean utilizados para financiar una opción de carrera de las personas, como es la carrera política. No hay motivo para que el dinero que debería ser destinado a la seguridad o la educación, sea utilizado para financiar partidos con ideas que uno puede no compartir”.

 

1 Comentario

  1. El señor Cabieses, muestra un alto desconocimiento sobre lo que es o debe ser un sistema de financiamiento político, en Perú, en latinoamérica y en el mundo. Llama la atención su enfoque económicista con términos del tenor de “costo-beneficio”, “mercado político”, “en qué queremos ganar (?) el dinero”, “es un despilfarro económico”. No existen en su consideración los conceptos de equidad, transparencia, sociedad civil, organismo de aplicación, representación. Es real que la gente cuestiona a la clase política pero, como bien dice Tuesta, hasta hoy no existe un sistema mejor que la democracia y el sistema de partidos políticos. Y la democracia tiene costos. ¿Por qué el Estado debe subsidiar con “mis” impuestos a alguien que yo no apoyo como candidato?, pregunta Cabieses. Porque el sistema electoral debe ser equitativo, garantizando un piso de posibilidades para quien quiera pueda postularse. Y además para que yo, como elector, tenga el derecho de conocer a ese candidato y sus propuestas. A quienes tienen esta mirada tan extrema le recomendaría conocer lo que es el financiamiento público directo e indirecto, mirar lo que está sucediendo en otras partes (lo malo y lo bueno), e investigar un poquito más por ejemplo lo que OEA recomienda sobre las condiciones de un sistema de financiamiento político.

Dejar respuesta