Enfoque Derecho conversó con Renata Bregaglio Lazarte, abogada por la PUCP, magíster en Derechos Humanos, docente auxiliar del departamento de Derecho y especialista en Derechos Humanos, sobre la regulación existente en nuestro país respecto de los perros guías.

EnfoqueDerecho: ¿Cuál es la regulación actual sobre perros guías?

Renata Bregaglio: Existe la ley N°29830, Ley del de perro guía, con su respectivo reglamento. La primera es del año 2012 y el segundo es del 2017. La ley establece que el perro guía no se sujeta a las prohibiciones que hay para mascotas en lugares abiertos al público o medios de transporte. En este sentido, hay dos grandes regulaciones en el marco normativo. Por un lado, las personas con discapacidad visual tienen derecho a desplazarse con su perro guía sin restricciones (salvo excepciones como estar en un ambiente compartido con personas alérgicas a los perros), pero en líneas generales el perro guía tiene derecho a entrar en centros laborales, cines, teatros, etc. Por otro lado, se encuentran los requisitos para establecer cuándo efectivamente tenemos a un perro guía. Estos son capacitaciones por un centro de entrenamiento certificado por la Federación Internacional de Escuelas de Perros Guías, así como acreditación sanitaria según el Colegio Médico Veterinario del Perú que consiste en la vacunación contra las principales enfermedades como parvovirus canino y rabia. Si no se respetan los derechos de las personas con discapacidad para desplazarse con su perro guía, puede iniciarse un proceso administrativo sancionador para imponer multas a los entes que restringen estos derechos.

ED: En relación a la primera pregunta, podría ahondar en los requisitos que se necesitan para calificar a un perro guía.

RB: El perro guía tiene que cumplir dos requisitos: el primero es ser saludable y el otro es estar entrenado. El primero se cumple con el carné de sanidad que se expide por el Colegio Veterinario del Perú o el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), este último se encuentra en aquellas regiones donde no hay un local del Colegio Veterinario. Este carné acredita que está sano y vacunado. El segundo requisito consiste en el entrenamiento que se acreditada en un centro de adiestramiento reconocido por la Federación Internacional de Escuelas de Perros Guías. Con estos dos requisitos ya cumplidos, la persona tiene que ir al Consejo Nacional de la Persona con Discapacidad (Conadis) -organismo que depende del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables -para solicitar el registro del perro guía y obtener un carné que lo certifique.

ED: ¿Qué información contiene este carné? ¿De qué manera certifica al perro guía?

RB: Este carné tiene la foto del perro, el nombre del dueño y la vigencia del carné que es de dos años.

ED: ¿Qué se debe hacer cuando no se permite el ingreso de una persona con su perro guía a un establecimiento público? ¿De qué manera registrar lo sucedido?

RB: Existen dos posibilidades de reclamar frente a estos actos. Una vía es la que establece la ley, es decir, iniciar un procedimiento administrativo sancionador que será resuelto por el Conadis y el reclamo puede iniciarlo el mismo usuario o un tercero. En el reclamo se debe demostrar qué sucedió. La otra vía es Indecopi, ya que tiene competencia para pronunciarse sobre actos de discriminación en las relaciones de consumo. Así, la restricción de ingreso de una persona con discapacidad con su perro guía a un local consiste en un acto de discriminación, puesto que el perro es una medida de accesibilidad. En los dos casos, se debe acreditar este hecho; por ello, deben tomarse fotos, videos o pedir por escrito la respuesta de por qué  no se permite ingresar al establecimiento. En caso se trate de un local de atención al público, se debe hacer una queja en el libro de reclamaciones. Es importante dejar algún tipo de constancia para que sea utilizada como prueba.

ED: ¿En comparación con otros países, qué tan avanzado se encuentra el Perú? ¿Qué se debe cambiar?

RB: La ley es del 2012 y el reglamento es del 2017, es decir, recién desde este año podemos decir que tenemos un marco que funciona. Asimismo, no es tan sencillo en el Perú registrar perros guías, ya que el registro de Conadis no es público y, en lo personal, no conozco a alguien que haya certificado a su perro guía, tampoco he escuchado de centros de adiestramiento certificados internacionalmente. Esto hace difícil que se implemente la política de perros guía en nuestro país. También es importante tomar en cuenta los incidentes que pueden ocurrir con los perros guías; por ello, en otro países como España, se establece que el usuario de perro guía porte un seguro contra terceros que es similar a un SOAT. En otras palabras, si el perro agrede a alguien, el usuario responde frente al accidente. Adquirir un seguro puede ser un sobrecosto, pero más caro es cubrir una hospitalización si es que el perro agrede a alguien.

No hay comentarios

Dejar respuesta