«La lógica y la libertad no es como la pintan»: Las implicancias políticas y jurídicas de la riqueza de su inspiración (análisis de fuentes, testimonios para entender el motivo que impulsó a Picasso)

Son numerosas las críticas artísticas al renombrado autor, las observaciones de su técnica y el seguimiento de su carrera son objeto de tesis y extensos estudios. Sin embargo, en el presente artículo, tenemos por objetivo lanzar una mirada a las fuentes de inspiración de Picasso con ciertas pinceladas jurídico-políticas.

0
632

Introducción

La dosis creativa que exhibe cada obra del genio malagueño es una oportunidad para preguntarse, como tantos otros aficionados o no de la pintura, ¿qué es lo que el autor ha intentado decir con este lienzo? No es casualidad que un artista como Picasso despierte tal interés; con más de 15,690 cuadros es lógico pensar que su inspiración no puede provenir de una sola fuente.

A lo largo de su vida, hechos históricos, personales y sociales impactaron rotunda y directamente sobre su concepción del mundo; y es ello, precisamente, lo que ha nutrido de riqueza a cada una de sus producciones. Pero, no solo ello, sino que tal riqueza ha motivado actos ilícitos que son de amplio conocimiento, como el ocultamiento de sus obras o las falsificaciones producto de copias no autorizadas. Asimismo, la discusión con respecto a las sucesión de su patrimonio fue objeto de amplias discusiones a nivel del sistema de justicia español.

Son numerosas las críticas artísticas al renombrado autor, las observaciones de su técnica y el seguimiento de su carrera son objeto de tesis y extensos estudios. Sin embargo, en el presente artículo, tenemos por objetivo lanzar una mirada a las fuentes de inspiración de Picasso con ciertas pinceladas jurídico-políticas. Una licencia que nos atrevemos a exhibir con motivo de la semana de Histeria: El Arte de Picasso.

El terror como inspiración: El Guernica y el movimiento pacifista

El 23 de abril de 1937, el antiguo pueblo vasco del Guernica amaneció con un bombardeo perpetrado por la Luftwaffe. Tanto las edificaciones como la población en general, sufrieron las consecuencias de la Batalla de El Alamein: más de 271 edificios fueron arrasados y las 31 toneladas de bombas provocaron el incendio de la villa por varios días. Sin embargo, lo más impactante fue la relación de víctimas, con más de 5,000 habitantes fallecidos.

Este último dato es, justamente, el que conmovió a Picasso y despertó el él la sensibilidad suficiente para plasmar, en un proceso de catarsis, una de sus obras más emblemáticas: El Guernica no es más que la consecuencia de la ciudad en ruinas en la mente de un talentoso y perceptivo artista.

Un símbolo mundial[1] de los horrores de la guerra reflejado en  un lienzo de 3,49 x 7,77 metros significó, para el pueblo español, una lección histórica y un recordatorio de que el arte, también, es un espacio del recuerdo reflexivo, un alegato contra el sufrimiento y dolor humanos por la violación producto de la guerra.

Es así como este cuadro se convirtió en un símbolo de los movimientos pacifistas y en pro de los derechos humanos. No por nada fue un encargo, muy apropiado, del Gobierno de la Segunda República Española para ser expuesto en la Exposición Internacional de París en 1937.

¿Una oscura inspiración del artista? Diríamos, más bien, un loable recordatorio.

Un vistazo al arte prehistórico: El fetichismo como libre desarrollo de la personalidad

El legado de Picasso no se limita a su patrimonio artístico, sino que excede las ficciones jurídicas para aventurarnos a indicar que, una vez más, el derecho es superado por la realidad. El legado de Picasso es él mismo, sus declaraciones, sus consejos a sus discípulos y, lo más admirable, su particular personalidad: Picasso, él mismo, es su propia obra de arte.

“En el arte no hay pasado ni futuro” decía el artista, y esto no sólo refería a las producciones del pintor, sino también a él mismo. Muchos observaron en Picasso un peculiar interés, una actitud particular como “fetichista obsesionado con las formas más primitivas y salvajes de expresión”[2]. El artista acostumbraba a guardar piezas óseas y cráneos de animales para utilizarlos como modelos para dar forma a sus producciones. Así pues, cuando deseaban capturar ese momento, Picasso solía mostrar un rastro similar al de un cavernícola. Fue por ello que numerosos críticos lo calificaron como “una  de las representaciones más explícitas de esta relación fetichista” del pintor. No era, pues, otra cosa que una de las manifestaciones de la personalidad libre y aventurada de Picasso.

De la Biblia al Arte Contemporáneo: ¿Una copia idéntica?

El arte contemporáneo es un devenir histórico, no es algo que se pueda definir con plena exactitud. Con respecto al arte contemporáneo, su expansión y la propia evolución que ha tenido, ha permitido que se estructure de tal parte que todo ello se englobe en un todo. Picasso, desde una edad muy temprana empezó con su arte, bajo la guía de su padre. Su primera obra sería pintada al óleo llamada Picador Amarillo. Poco a poco, Picasso empieza con sus experimentos pictóricos, claramente tras un seguimiento exigente por parte de su padre, entendiendo como mensaje principal que la clave del éxito era la persistencia.

Tras distintos periodos, bajo los cuales se basó todo el arte de Picasso, su posición fue la sensibilización y la inspiración para crear nuevas obras, influenciado por distintas obras como las de Van Gogh y Gauguin. Sin embargo, se menciona un paralelismo entre el arte y la Biblia León 920, lo que refuerza una teoría de que Picasso pudo haberla visto directamente e influir en su Guernica. Ello porque en las pinturas del siglo X, se encuentran diferentes rasgos que luego reaparecerá en muchos trabajos del malagueño: Picasso.

Rasgos como: el color estridente, el plano, intenso, con sentido conceptual dejando de lado el óptico, figuras arquetípicas, esquematizadas, y que sumado a ello, se sume el tiempo, solo refuerzan ciertas hipótesis. No cabe duda de que las intenciones e influencias fueron diferentes, pero al final, basándonos en el resultado, es similar. Claramente, el objetivo es diferente y distante, ya que mientras la Biblia se ofrecía como ofrenda a la divinidad efectuada por clérigos; la obra de Picasso, muestra diferentes traumas y dolor en Guernica como símbolo trascendental y simbólico.

Por tal motivo, no se puede asegurar con severidad que la Biblia fue la causa principal de impresión en Picasso. Sin embargo, se puede augurar que si bien hubo paralelismo esencial como emocional, también hubo una similitud estructural.

Entonces, ¿esto explica las controversias sobre su herencia y legado?

Como mencionamos, el legado de Picasso expone un compendio de hechos que inspiraron de forma continua a sus obras. La riqueza es tal que, no es de sorprender, que haya elevado la valorización de sus producciones e incentivado, por tanto, actos ilegales de copia y falsificación.

La venta de obras falsificadas de Picasso ha sido objeto de numerosas investigaciones y procesos legales. Por citar un ejemplo, en 2010, un hombre fue condenado por vender más de 200 obras falsificadas de Picasso y otros artistas. Asimismo, es ampliamente conocido el caso del Electricista de Picasso, cuando en 2015, Pierre Le Guene y su esposa Danielle fueron condenados por el Tribunal de Lyon, a causa de tenencia ilícita y ocultamiento de más de 270 Picassos, durante 40 años (en su garaje).

En estos casos, la víctima no es solo Picasso, sino sus herederos y la reparación que reclaman algunos museos y exhibiciones ante las especulaciones sobre la autenticidad y originalidad respecto de las obras que exponen en sus pabellones.

Además, los mismos consumidores se ven afectados al creer que están adquiriendo una obra de arte auténtica y darse con la sorpresa que esto no es así. De la misma manera, aunque un poco más alejado, el daño a la cultura y a su difusión es innegable, pues no solo se trata de un autor original el que se ve afectado, sino de todo un equipo que conserva la obra y se asegura de la preservación de su legado. Esto se agrava aún más con la aparición de nuevas tecnologías  y formas de adquirir una obra de arte, las cuales hacen que no sea necesario ir al lugar donde se encuentra la pintura para adquirirla, como por ejemplo, en las subastas online. Así pues, qué legado podría dejar Picasso, si este, con el pasar del tiempo, es cada vez más difícil de distinguir.

Por otro lado, con respecto a la discusión sobre la herencia que dejó al fallecer; Picasso había dejado testamento y es extraño pensar en si acaso no pensó hacerlo, teniendo en cuenta que su muerte se debió a un proceso de congestión pulmonar que fue deteriorando su salud de forma progresiva, a lo largo de varias semanas de agonía. Al fallecer, los herederos eran siete y las negociaciones muy convulsas, pues duraron alrededor de seis años. No obstante, vio la luz con un convenio que se elevó a la suma de 27 millones de euros, dando como resultado el nacimiento de lo que se ha llamado “una saga digna de Balzac”[3].

Finalmente, en 1996, el tribunal francés nombró a Claude Picasso como administrador legal del patrimonio; quien fundó la Picasso Administration. Se trata de una organización con sede en París, encargada de gestionar los intereses de sus herederos[4]; los cuales giran en torno a controlar los derechos de reproducción, exposiciones, conceder licencias para merchandising y, sobre todo, perseguir los usos ilícitos del apellido, la firma, las falsificaciones y obras robadas.

Reflexión final

Esperamos que este artículo haya servido para evidenciar que es posible extraer interesantes apuntes de corte político y jurídico desde la vida de un renombrado artista, como lo es Picasso. Tal que, el ámbito del Derecho no es ajeno frente a la riqueza de su obra; como hemos podido observar, sus producciones fueron resultado de procesos históricos de donde el artista extrae su motivación e historia de vida; y estas mismas producciones (que no son más que su inspiración y personalidad materializadas) fueron objeto de discusiones a nivel de los tribunales y el sistema de justicia. Queda claro que, arte y derecho no son disciplinas separadas o irreconciliables; todo lo contrario, la realidad las entremezcla. Como decía Picasso; “La lógica y la libertad no es como la pintan”. Ambas son órdenes normativas, que aluden a la libre actividad humana; por un lado, entendiéndose al arte desde la regulación de obras desde un fin bello y justo; mientras que, se entiende al derecho desde la regulación.


Bibliografía

[1] https://historia.nationalgeographic.com.es/a/guernica-picasso-paso-a-paso_12698

https://repositorio.une.edu.pe/bitstream/handle/20.500.14039/6783/MONOGRAF%CDA%20-%20ROMERO%20YUCRA%20JEFERSON%20-%20FCSYH.pdf?sequence=4

[2]https://www.elindependiente.com/tendencias/2023/02/16/fetichismo-e-inspiracion-la-relacion-de-picasso-con-el-arte-prehistorico/

https://semiramisgonzalez.com/picasso-y-la-biblia-leon-920/

[3] https://www.revistavanityfair.es/la-revista/articulos/la-batalla-de-los-herederos-de-picasso/22709

[4]https://www.rtve.es/television/20230403/herederos-pablo-picasso-monopolio-mundial/2085078.shtml

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí