Por: Óscar del Valle
Bachiller de la Facultad de derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú, blogger y ex-miembro de la asociación civil Themis.

Ciber-activismo

En abril de 2001 la policía detuvo al veterano activista Chi Shouzhu, que en 1999 quedó libre tras 10 años en prisión por haber participado en las revueltas pro democráticas de 1989, por el simple hecho de descargar material pro-democracia desde Internet e imprimirlo.

El 2 de junio de 2009 el gobierno chino decidió censurar redes como Twitter, servidores como Hotmail, webs fotográficas como Flickr y buscadores de noticias como Bing. También YouTube, Blogspot y WordPress se encontraban censurados. El motivo: se acercaba el vigésimo aniversario de la masacre de Tiananmen, en la que estudiantes y trabajadores que pedían reformas políticas en China fueron asesinados en una feroz represión ejercida por el gobierno.[1]

El 8 de junio de 2009 el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad salió victorioso en las elecciones presidenciales, lo cual provocó el descontento de los ciudadanos. Esto condujo a una violenta represión para quienes se oponían al régimen. Al censurar el gobierno los medios tradicionales, el Internet y en especial las redes sociales como Twitter, jugaron un papel trascendental para saber de primera mano lo qué ocurría en las calles.[2]

En el 2011 el fenómeno de la Primavera Árabe en Egipto, Tunez, Libia y Yemen; el Occupy Wall Street en Estados Unidos por el mal manejo financiero que los ha llevado a la crisis; las protestas por la educación gratuita en Chile; o la marcha del 26 de marzo en Perú para evitar el regreso del fujimorismo en las últimas elecciones, tampoco habrían sido posibles sin Internet, lo que permitió tanto la difusión masiva de información a través de las redes sociales como la organización espontánea de miles de internautas.

El 11 de Septiembre, la “guerra contra el terrorismo mundial” y el Internet

Los atentados del 11 de Septiembre han supuesto el punto de inflexión en cuanto a la lucha por la libertad de la red. En nombre de la cruzada antiterrorista se han tomado una serie de medidas de control masivo.[3] Así, la necesidad de controlar Internet ya no es exclusiva de los regímenes autoritarios, sino que las democracias occidentales, baluartes de la libertad de expresión, se van sumando ante el miedo que supone una herramienta riesgosa como Internet, que permite al ciudadano de a pie contar con información y convertirse en un medio de comunicación libre y anónimo.

La batalla entre la seguridad nacional, detrás de la cual se camuflan muchos otros intereses, y la libertad de expresión, está de pie. Para los regímenes autoritarios es más simple, pues no tienen mayor empacho en prohibir el acceso a Internet como en Afganistán o países como Corea del Norte donde el Internet no existe. En Cuba, solo algunas personas de “confianza” pueden acceder a un servicio controlado previa inscripción en un registro. Otro grado de censura es aquel existente en China, donde se monitorean los contenidos que entran y salen de la red aplicándose fuertes penas para quienes incumplen las reglas.[4]

Por otro lado, en las democracias occidentales la censura tiene más dificultades. Algunos recurren a filtros de contenido y al bloqueo de sites, como el filtrado DNS[5] para rastrear webs y cuentas de correo con contenido “subversivo”. El método consiste en obligar a los proveedores de servicio de Internet del país (ISP por sus siglas en inglés) a instalar estos filtros en sus servidores con el fin de bloquear contenidos “indeseables”. Otros, censuran de manera subrepticia a través de leyes camufladas con slogans de lucha contra el crimen, protección de los niños, etc., pero que al final tienen el mismo objetivo.

Del otro lado del tablero están los hacktivistas y grupos que lucha por los ciberderechos quienes enfrentan la censura y promueven las libertades en la red, denunciando las movidas de los gobiernos frente a sus ciudadanos y desbaratando páginas web gubernamentales o de compañías a modo de reclamo.

La SOPA que a nadie gusta

Esta vez el caballo de Troya para censurar la web tiene el nombre de Derechos de Autor. En el Congreso norteamericano se estuvo debatiendo una ley conocida como la Stop Online Piracy Act –SOPA– impulsada por el representante de Texas Lamar Smith. Según manifiesta, su acción intenta proteger a todos los autores, artistas, patentes, marcas etc. cuyos derechos de autor sean violentados, y no ha encontrado mejor manera de hacerlo que proponiendo controlar la información que comparten los usuarios de la red a través de la creación de filtros de contenidos. No se ha llegado a entender aún que compartir información no es robarla, pues cuando algo es robado se altera o pierde el documento original. En este caso el original se conserva pero se reproduce y es precisamente esta dinámica la que ha permitido el desarrollo de nuevas ideas y tecnologías, pieza fundamental para el desarrollo de la humanidad.

Esta ley pretende que las ISP, las empresas a las que pagas por tu acceso a Internet, se vean obligadas a inspeccionar cada información que envíes o recibas para verificar que no estés infringiendo los derechos de autor, violando así tu privacidad. Si envías o recibes información protegida con derechos de autor en varias ocasiones podrías ser desconectado de Internet o enfrentar cargos criminales. Eso significa que si envías un MP3 a un amigo, subes un video a YouTube con música protegida por derechos de autor, o citas un periódico con derechos de autor en tu blog o para enviarlo por Twitter o correo electrónico, estás violando la ley. Las ISP tendrán que comprobar constantemente que ningún material con derechos de autor o enlaces a material con derechos de autor se encuentre en cualquiera de sus servidores. Esto perjudica a aquellos sitios que albergan cualquier tipo de contenido generado por el usuario como música, fotos, video[6]. Precisamente YouTube, Facebook y Twitter son algunos de los sites que han permitido compartir información convirtiéndose en una herramienta muy útil e importante para el trabajo de activistas y defensores de derechos humanos.

Hoy en día algunos de los países más represivos del mundo –como China, Irán, Yemen, Arabia Saudita y Siria– usan el filtrado de DNS como un medio para silenciar a sus ciudadanos. Por este motivo, más de 80 organizaciones de derechos humanos escribieron recientemente una carta[7] oponiéndose a SOPA, dado que supone “la institucionalización del uso de herramientas de la censura en Internet para hacer cumplir la legislación nacional en Estados Unidos. SOPA crea una paradoja que socava su autoridad moral para criticar a los regímenes represivos“. De hecho, esta ley enviaría un mensaje inequívoco a otras naciones de que el uso de estas herramientas no sólo es aceptable, sino también alentado.[8]

El peligro a futuro es que el progreso de estas leyes vaya de la mano con la construcción de una infraestructura de filtros y bloqueos que permitan a los gobiernos, tanto perseguir a activistas o personas “incómodas” para sus intereses, vigilar nuestras actividades en línea, así como suprimir información “incómoda” en la web. Acusaciones equívocas o camufladas bajo el pretexto de estas leyes pueden terminar con la libertad de expresión en la Red y con graves violaciones a los derechos civiles. El día en que se iba a debatir la ley más de 10mil páginas en Internet, entre ellas Google, Wikipedia, Cuevana, Blogspot, WordPress, etc. Protestaron a través de un apagón de 24 horas para hacer escuchar su voz en oposición a dicha ley. Pese a que lograron se suspenda el debate de la ley SOPA, sus promotores están esperando modificar sus términos para presentarla nuevamente, pues en la carrera por controlar el Internet Estados Unidos quizá sea el país más activo.


[1] El Imparcial. Publicado el martes 2 de junio de 2009: http://www.elimparcial.es/mundo/ferrea-censura-de-Internet-en-china-ante-el-20-aniversario-de-la-masacre-de-tiananmen-40912.html

[2] Maestros del web. Publicado el 18 de junio de 2009: http://www.maestrosdelweb.com/actualidad/twitter-for-iran-periodismo-ciudadano-redes-sociales/

[3] El 24 de octubre de 2001, la USA Patriot Act legalizaba definitivamente la vigilancia de la información en Internet. Mediante esta ley antiterrorista, el FBI puede fiscalizar los mensajes electrónicos y conservar y analizar el rastro de la navegación de los sospechosos.

[4] UBIO Moraga, Ángel “Censura en la Red: Restricciones a la libertad de expresión en Internet” http://www.ucm.es/info/hcs/angel/articulos/censuraenInternet.pdf

[5] Domain Name System. Es una base de datos distribuida, con información que se usa para traducir los nombres de dominio, fáciles de recordar y usar por las personas, en números de protocolo de Internet (IP) que es la forma en la que las máquinas pueden encontrarse en Internet. El servicio de DNS permite, una vez configurado, que tu web y tu correo electrónico sean localizados desde cualquier lugar del mundo mediante tu nombre de dominio.

[6] Video subido a YouTube por palencia33 publicado el 6 de enero de 2012 “Explicación de la ley SOPA” http://www.youtube.com/watch?v=5fvwoHKj6cs&feature=youtu.be

[7] https://s3.amazonaws.com/access.3cdn.net/bea9ca8d08d08c45c7_rvm6bx96w.pdf

[8] NG Derechos Digitales publicado el 18 de enero de 2012:  http://www.derechosdigitales.org/2012/01/18/por-que-sopa-y-pipa-atentan-contra-los-derechos-humanos-en-el-mundo/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí